"Una sensación de paz": El eclipse anular reúne a miles en Dallas

Francisco Galué robó cámara el sábado por la mañana en el museo Perot mientras esperaba el momento más óptimo para ver la mayor parte posible  del eclipse anular o "anillo de fuego" que pudo ser admirado en Dallas.

Galué no pasó desapercibido con su trípode sobre el que colocó un dispositivo improvisado con el que logró ver reflejada la imagen del sol parcialmente cubierto en la pantalla de su teléfono celular: Usó unos binoculares cubiertos con material similar a las gafas que el museo distribuyó entre los visitantes para observar con seguridad el espectáculo de los astros, el cual pudo ser contemplado en su más fiel expresión alrededor de las 11:57. 

Astrónomo aficionado y originario de Maracaibo, Venezuela, Galué dijo que el hecho de poder observar el fenómeno le daba una "sensación de paz", después de experimentar unos días difíciles previo al eclipse, que ciertamente no es el primero que observa. (Ver en Tik Tok). De hecho, había pensado en viajar a San Antonio para poder apreciarlo mejor.

"Ayer, estos días han sido un poco terribles, pero ahora que estoy aquí voy a ver el eclipse y quizás no lo vaya a ver anular (con todo el "anillo de fuego" a la vista) como en otras partes de Texas, (pero) ahorita lo que siento es una sensación de paz", dijo el entusiasta, que es ingeniero en computación.

En el Perot, un museo con autoridad para hablar de ciencia,  recibió a más de 3,000 personas, de acuerdo a una empleada del lugar.

Además de ofrecer música programada por un "DJ", hubo camiones de comida con opciones multiculturales: desde las clásicas hamburguesas hasta los sopes estilo veracruzano o la fusión asiática de tacos de sushi, todos con gran respuesta de los asistentes. Las largas filas se veían desde la entrada. 

El clima se prestó para una jornada sin sobresaltos, aunque eso sí, a pesar del eclipse parcial, hubo mucho sol.

 

Galué no pasó desapercibido con su trípode sobre el que colocó un dispositivo improvisado con el que logró ver reflejada la imagen del sol parcialmente cubierto en la pantalla de su teléfono celular: Usó unos binoculares cubiertos con material similar a las gafas que el museo distribuyó entre los visitantes para observar con seguridad el espectáculo de los astros, el cual pudo ser contemplado en su más fiel expresión alrededor de las 11:57. 

Astrónomo aficionado y originario de Maracaibo, Venezuela, Galué dijo que el hecho de poder observar el fenómeno le daba una "sensación de paz", después de experimentar unos días difíciles previo al eclipse, que ciertamente no es el primero que observa. (Ver en Tik Tok). De hecho, había pensado en viajar a San Antonio para poder apreciarlo mejor.

"Ayer, estos días han sido un poco terribles, pero ahora que estoy aquí voy a ver el eclipse y quizás no lo vaya a ver anular (con todo el "anillo de fuego" a la vista) como en otras partes de Texas, (pero) ahorita lo que siento es una sensación de paz", dijo el entusiasta, que es ingeniero en computación.

En el Perot, un museo con autoridad para hablar de ciencia,  recibió a más de 3,000 personas, de acuerdo a una empleada del lugar.

Además de ofrecer música programada por un "DJ", hubo camiones de comida con opciones multiculturales: desde las clásicas hamburguesas hasta los sopes estilo veracruzano o la fusión asiática de tacos de sushi, todos con gran respuesta de los asistentes. Las largas filas se veían desde la entrada. 

El clima se prestó para una jornada sin sobresaltos, aunque eso sí, a pesar del eclipse parcial, hubo mucho sol.