Mujeres demandan a empresa de Dallas por negarles la oportunidad de trabajar de camioneras

LUFKIN, Texas -- Ashli Streeter ingresó a la escuela de conducción de camiones con grandes esperanzas de salir a la carretera y un trabajo bien remunerado.

La joven de 27 años de Killeen pidió un préstamo de $7,000 para la escuela y recibió su licencia de conducir comercial en mayo, pero después de meses de llenar solicitudes, se sintió decepcionada y confundida. No pudo conseguir un trabajo.

"No tenía nada de obstáculos", dijo Streeter. "No tenía multas ni DUI. No entendía por qué era tan difícil para mí".

Streeter recibió a menudo la misma respuesta a sus solicitudes, dijo. Al ser contratada, Streeter necesitaría varias semanas de capacitación por parte de un conductor experimentado, un estándar común en la industria, dijeron los posibles empleadores. Sin embargo, le dijeron que sólo podía entrenar con una mujer y que, como no había ninguna entrenadora disponible, la pondrían en una lista de espera. Pasaban las semanas y Streeter no podía salir de la lista de espera. Mientras tanto, dijo al Texas Tribune, vio cómo contrataban inmediatamente a conductores varones recién graduados.

Lea esta historia en inglés Texas Tribune.

Harta de batallar, Streeter compartió su experiencia en las redes sociales. Cuando otras conductoras reaccionaron a su publicación, Streeter descubrió que su experiencia no era única. La discriminación de género estaba más extendida de lo que pensaba.

A principios de este mes, Streeter y otras camioneras presentaron una demanda colectiva por discriminación laboral contra la empresa de camiones Stevens Transport, con sede en Dallas, Texas. Presentada ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, la denuncia alega que la práctica de capacitación para personas del mismo sexo de Stevens "niega injustamente a las mujeres oportunidades laborales y viola el Título VII de la Ley federal de Derechos Civiles".

Stevens Transport, es una de las empresas de transporte frigorífico más grandes del país. El abogado de la empresa, Bruce Dean, negó que Stevens tenga una política de entrenamiento para personas del mismo sexo. Dijo que la compañía tiene un programa que certifica a conductores tanto hombres como mujeres para capacitar a nuevos conductores de cualquier género. Actualmente, 60 conductores son entrenadores (de candidatos de ambos sexos) certificados, dijo Dean.

"La queja se basa en un malentendido o en una política que no tenemos", dijo Dean. Agregó que el programa de capacitación cruzada de la compañía se desarrolló en respuesta a una demanda anterior por acoso sexual contra Stevens hace varios años. No especificó qué tipo de formación deben recibir los conductores para formar a nuevos conductores del sexo opuesto.

Sin embargo, las denunciantes, incluidas tres camioneras y miembros de REAL Women in Trucking, una organización sin fines de lucro que trabaja para mejorar las vidas de las camioneras, alegan que a todas se les negaron puestos de camioneros en Stevens Transport debido a su género.

De acuerdo a la denuncia, una mujer dijo que recibió un correo electrónico de un representante de Stevens Transport que decía que hay una lista de espera para "inicios femeninos" y que no tiene una fecha de inicio anticipada. Otros relatan conversaciones telefónicas con representantes de Stevens Transport quienes, según la denuncia, hicieron referencia a una política de que sólo las mujeres capaciten a mujeres o a una "congelación de la contratación de mujeres" porque había una falta de entrenadoras. Algunos denunciantes dicen que habrían estado dispuestos a entrenar con un hombre si eso significara poder comenzar antes. Pero los representantes les dijeron que eso no era posible.

"No hay entrenadores, ni hombres ni mujeres, dispuestos a capacitar a mujeres", dijo Kim Howard, una de las denunciantes, según le dijo un representante de Stevens.

La presentación se produce cuando la industria del transporte por carretera se enfrenta a una escasez a nivel nacional de unos 78.000 conductores, según la Asociación Estadounidense de Camioneros. Si las tendencias actuales continúan, esa escasez podría superar los 160.000 en 2031. La escasez se debe en parte a la escasez de mujeres en el campo: las mujeres representan solo el 8% de todos los conductores.

La escasez es particularmente significativa en Texas, que emplea la mayor cantidad de camioneros del país. En 2022, Texas tenía 144,542 empleos de transporte por carretera. En el este de Texas, el transporte por camión se encuentra entre los mayores empleadores y paga por encima del salario promedio de la región. Se espera que el número de trabajos de conductores de camiones pesados y de camiones con remolque crezca un 16% entre 2018 y 2028, según Workforce Solutions East Texas.

Peter Romer-Friedman, abogado laboralista que representa a los demandantes junto con el Centro Nacional de Derecho de la Mujer, dijo que Stevens no es la única empresa con políticas de formación ilegales. Romer-Friedman se negó a nombrar otras empresas que tenían políticas de formación similares. Pero dijo que espera que esta queja sea el primer paso hacia la eliminación de la discriminación de género en toda la industria.

La pregunta es ¿por qué estamos en un punto en 2023 en el que las mujeres son tratadas de manera tan estereotipada y tan desigual que una mujer que ha sido certificada para conducir un camión de 18 ruedas no puede conseguir un trabajo? dijo Romer-Friedman.

Un campo dominado por los hombres. Hace una década, un juez federal dictaminó que es ilegal que una empresa de transporte exija a los candidatos que entrenen con mujeres, un fallo que hace que los demandantes se sientan seguros de que su queja será tomada en serio.

Inicialmente se implementaron políticas de capacitación para personas del mismo sexo para proteger a las mujeres del acoso u hostilidad sexual en el lugar de trabajo dominado por los hombres. Las conductoras sí reportan altas tasas de acoso: en una encuesta, un tercio de las conductoras informaron que habían sido tocadas de manera inapropiada en el lugar de trabajo.

Liz Chacko, abogada del Centro Nacional de Derecho de la Mujer y co-asesora de la denuncia, dijo que crear una política de capacitación para personas del mismo sexo no es la forma correcta de abordar el acoso sexual.

"Es absurdo e ilegal", dijo Chacko. "Es un fracaso total de la creatividad si lo que intentan hacer es ayudar a las mujeres".

En la demanda, los demandantes afirman que Stevens Transport puede abordar el acoso sexual y al mismo tiempo tratar a las mujeres por igual en la contratación, por ejemplo, brindando a los empleados capacitación para prevenir el acoso sexual y ofreciendo mecanismos seguros de denuncia y políticas claras para responder al acoso. reclamos.

Desiree Wood, presidenta de REAL Women in Trucking, dijo que tener una entrenadora no garantiza una experiencia positiva. En una empresa en la que Wood trabajó anteriormente, dijo que su entrenadora estaba “tomando pastillas” mientras conducía por encima del límite de velocidad. Wood, que es hispana, dijo que el entrenador también le gritó insultos raciales.

Luego, la compañía envió a Wood a entrenar con un entrenador masculino, quien la ayudó a llegar al punto en que podía conducir de forma independiente.

Aún así, Wood dijo que sabe que ser mujer puede reducir sus probabilidades de ser contratada. A veces, dijo, responde a anuncios de trabajo en camiones desde la cuenta de correo electrónico de su novio. Ella revelará sus calificaciones para el trabajo antes de compartir su género.

"Hay muchas empresas locales que realmente no nos ven como capaces", dijo Wood. "La industria del transporte ha puesto mucho énfasis en cómo acogen a las mujeres sin preparar realmente a la industria para ello".

Escasez de camionerosMientras las mujeres luchan para eliminar las prácticas de contratación discriminatorias, algunos empleadores de Texas están tratando de atraer más empleadas. En julio, Lamar State College Port Arthur celebró la apertura de un nuevo centro de capacitación y examen de licencias de conducir comerciales, el más grande del estado. La universidad también se ha asociado con Bechtel Engineering, que lanzó una iniciativa para contratar más mujeres en campos dominados por hombres, incluido el transporte por carretera.

La universidad realiza campañas publicitarias que alientan la participación femenina en la formación. Desde el lanzamiento de las campañas, el número de mujeres en las clases de conducción casi se ha duplicado, dijo Ben Stafford, vicepresidente de desarrollo laboral y educación continua de Lamar State College Port Arthur.

Traer más mujeres a la industria del transporte por carretera podría ayudar a abordar la escasez de mano de obra en lugares como el este profundo de Texas, donde los conductores de camiones pesados y de camiones con remolque se encuentran entre las ocupaciones con mayor demanda y salarios más altos.

Los camioneros ganan un promedio de unos 55.000 dólares al año, un hecho del que muchos estudiantes no se dan cuenta.

"Nuestro sistema educativo no enfatiza trabajos como la conducción comercial, aunque puedas ganarte la vida bien", dijo Stafford. "Así que tenemos conductores que se jubilan a un ritmo más rápido que el de formación".

El resultado de la denuncia contra Stevens aún está por verse. Una vez que se presenta una queja ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, esa agencia lleva a cabo su propia investigación para determinar si hubo una violación legal. Puede procesar el caso o entregar a los demandantes una carta de derecho a demandar. El proceso de investigación puede durar desde seis meses hasta varios años.

La EEOC dijo en un correo electrónico que no pueden comentar sobre las quejas.

La joven de 27 años de Killeen pidió un préstamo de $7,000 para la escuela y recibió su licencia de conducir comercial en mayo, pero después de meses de llenar solicitudes, se sintió decepcionada y confundida. No pudo conseguir un trabajo.

"No tenía nada de obstáculos", dijo Streeter. "No tenía multas ni DUI. No entendía por qué era tan difícil para mí".

Streeter recibió a menudo la misma respuesta a sus solicitudes, dijo. Al ser contratada, Streeter necesitaría varias semanas de capacitación por parte de un conductor experimentado, un estándar común en la industria, dijeron los posibles empleadores. Sin embargo, le dijeron que sólo podía entrenar con una mujer y que, como no había ninguna entrenadora disponible, la pondrían en una lista de espera. Pasaban las semanas y Streeter no podía salir de la lista de espera. Mientras tanto, dijo al Texas Tribune, vio cómo contrataban inmediatamente a conductores varones recién graduados.

Lea esta historia en inglés Texas Tribune.

Harta de batallar, Streeter compartió su experiencia en las redes sociales. Cuando otras conductoras reaccionaron a su publicación, Streeter descubrió que su experiencia no era única. La discriminación de género estaba más extendida de lo que pensaba.

A principios de este mes, Streeter y otras camioneras presentaron una demanda colectiva por discriminación laboral contra la empresa de camiones Stevens Transport, con sede en Dallas, Texas. Presentada ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, la denuncia alega que la práctica de capacitación para personas del mismo sexo de Stevens "niega injustamente a las mujeres oportunidades laborales y viola el Título VII de la Ley federal de Derechos Civiles".

Stevens Transport, es una de las empresas de transporte frigorífico más grandes del país. El abogado de la empresa, Bruce Dean, negó que Stevens tenga una política de entrenamiento para personas del mismo sexo. Dijo que la compañía tiene un programa que certifica a conductores tanto hombres como mujeres para capacitar a nuevos conductores de cualquier género. Actualmente, 60 conductores son entrenadores (de candidatos de ambos sexos) certificados, dijo Dean.

"La queja se basa en un malentendido o en una política que no tenemos", dijo Dean. Agregó que el programa de capacitación cruzada de la compañía se desarrolló en respuesta a una demanda anterior por acoso sexual contra Stevens hace varios años. No especificó qué tipo de formación deben recibir los conductores para formar a nuevos conductores del sexo opuesto.

Sin embargo, las denunciantes, incluidas tres camioneras y miembros de REAL Women in Trucking, una organización sin fines de lucro que trabaja para mejorar las vidas de las camioneras, alegan que a todas se les negaron puestos de camioneros en Stevens Transport debido a su género.

De acuerdo a la denuncia, una mujer dijo que recibió un correo electrónico de un representante de Stevens Transport que decía que hay una lista de espera para "inicios femeninos" y que no tiene una fecha de inicio anticipada. Otros relatan conversaciones telefónicas con representantes de Stevens Transport quienes, según la denuncia, hicieron referencia a una política de que sólo las mujeres capaciten a mujeres o a una "congelación de la contratación de mujeres" porque había una falta de entrenadoras. Algunos denunciantes dicen que habrían estado dispuestos a entrenar con un hombre si eso significara poder comenzar antes. Pero los representantes les dijeron que eso no era posible.

"No hay entrenadores, ni hombres ni mujeres, dispuestos a capacitar a mujeres", dijo Kim Howard, una de las denunciantes, según le dijo un representante de Stevens.

La presentación se produce cuando la industria del transporte por carretera se enfrenta a una escasez a nivel nacional de unos 78.000 conductores, según la Asociación Estadounidense de Camioneros. Si las tendencias actuales continúan, esa escasez podría superar los 160.000 en 2031. La escasez se debe en parte a la escasez de mujeres en el campo: las mujeres representan solo el 8% de todos los conductores.

La escasez es particularmente significativa en Texas, que emplea la mayor cantidad de camioneros del país. En 2022, Texas tenía 144,542 empleos de transporte por carretera. En el este de Texas, el transporte por camión se encuentra entre los mayores empleadores y paga por encima del salario promedio de la región. Se espera que el número de trabajos de conductores de camiones pesados y de camiones con remolque crezca un 16% entre 2018 y 2028, según Workforce Solutions East Texas.

Peter Romer-Friedman, abogado laboralista que representa a los demandantes junto con el Centro Nacional de Derecho de la Mujer, dijo que Stevens no es la única empresa con políticas de formación ilegales. Romer-Friedman se negó a nombrar otras empresas que tenían políticas de formación similares. Pero dijo que espera que esta queja sea el primer paso hacia la eliminación de la discriminación de género en toda la industria.

La pregunta es ¿por qué estamos en un punto en 2023 en el que las mujeres son tratadas de manera tan estereotipada y tan desigual que una mujer que ha sido certificada para conducir un camión de 18 ruedas no puede conseguir un trabajo? dijo Romer-Friedman.

Un campo dominado por los hombres. Hace una década, un juez federal dictaminó que es ilegal que una empresa de transporte exija a los candidatos que entrenen con mujeres, un fallo que hace que los demandantes se sientan seguros de que su queja será tomada en serio.

Inicialmente se implementaron políticas de capacitación para personas del mismo sexo para proteger a las mujeres del acoso u hostilidad sexual en el lugar de trabajo dominado por los hombres. Las conductoras sí reportan altas tasas de acoso: en una encuesta, un tercio de las conductoras informaron que habían sido tocadas de manera inapropiada en el lugar de trabajo.

Liz Chacko, abogada del Centro Nacional de Derecho de la Mujer y co-asesora de la denuncia, dijo que crear una política de capacitación para personas del mismo sexo no es la forma correcta de abordar el acoso sexual.

"Es absurdo e ilegal", dijo Chacko. "Es un fracaso total de la creatividad si lo que intentan hacer es ayudar a las mujeres".

En la demanda, los demandantes afirman que Stevens Transport puede abordar el acoso sexual y al mismo tiempo tratar a las mujeres por igual en la contratación, por ejemplo, brindando a los empleados capacitación para prevenir el acoso sexual y ofreciendo mecanismos seguros de denuncia y políticas claras para responder al acoso. reclamos.

Desiree Wood, presidenta de REAL Women in Trucking, dijo que tener una entrenadora no garantiza una experiencia positiva. En una empresa en la que Wood trabajó anteriormente, dijo que su entrenadora estaba “tomando pastillas” mientras conducía por encima del límite de velocidad. Wood, que es hispana, dijo que el entrenador también le gritó insultos raciales.

Luego, la compañía envió a Wood a entrenar con un entrenador masculino, quien la ayudó a llegar al punto en que podía conducir de forma independiente.

Aún así, Wood dijo que sabe que ser mujer puede reducir sus probabilidades de ser contratada. A veces, dijo, responde a anuncios de trabajo en camiones desde la cuenta de correo electrónico de su novio. Ella revelará sus calificaciones para el trabajo antes de compartir su género.

"Hay muchas empresas locales que realmente no nos ven como capaces", dijo Wood. "La industria del transporte ha puesto mucho énfasis en cómo acogen a las mujeres sin preparar realmente a la industria para ello".

Escasez de camionerosMientras las mujeres luchan para eliminar las prácticas de contratación discriminatorias, algunos empleadores de Texas están tratando de atraer más empleadas. En julio, Lamar State College Port Arthur celebró la apertura de un nuevo centro de capacitación y examen de licencias de conducir comerciales, el más grande del estado. La universidad también se ha asociado con Bechtel Engineering, que lanzó una iniciativa para contratar más mujeres en campos dominados por hombres, incluido el transporte por carretera.

La universidad realiza campañas publicitarias que alientan la participación femenina en la formación. Desde el lanzamiento de las campañas, el número de mujeres en las clases de conducción casi se ha duplicado, dijo Ben Stafford, vicepresidente de desarrollo laboral y educación continua de Lamar State College Port Arthur.

Traer más mujeres a la industria del transporte por carretera podría ayudar a abordar la escasez de mano de obra en lugares como el este profundo de Texas, donde los conductores de camiones pesados y de camiones con remolque se encuentran entre las ocupaciones con mayor demanda y salarios más altos.

Los camioneros ganan un promedio de unos 55.000 dólares al año, un hecho del que muchos estudiantes no se dan cuenta.

"Nuestro sistema educativo no enfatiza trabajos como la conducción comercial, aunque puedas ganarte la vida bien", dijo Stafford. "Así que tenemos conductores que se jubilan a un ritmo más rápido que el de formación".

El resultado de la denuncia contra Stevens aún está por verse. Una vez que se presenta una queja ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, esa agencia lleva a cabo su propia investigación para determinar si hubo una violación legal. Puede procesar el caso o entregar a los demandantes una carta de derecho a demandar. El proceso de investigación puede durar desde seis meses hasta varios años.

La EEOC dijo en un correo electrónico que no pueden comentar sobre las quejas.