La sheriff de Dallas, Marian Brown, enfrentará a Lupe Valdez en una segunda vuelta

Lupe Valdez, quien fue candidata a gobernadora en 2018, irá a una segunda vuelta contra la actual sheriff del condado de Dallas, Marian Brown.

Brown encabezó la lista demócrata con el 42% de los votos de la elección primaria y Valdez le siguió con el 38%, de acuerdo a resultados no oficiales. Otros tres contendientes demócratas: el agente jubilado del Condado de Dallas, Roy Williams Jr., el instructor policiaco Sam Mohamed y el ex oficial penitenciario federal Rodney Thomas también también aparecieron en la boleta demócrata, pero entre ellos ganaron menos del 20% de los votos. Sin rivales republicanos para la elección definitiva, quien gane la segunda vuelta del 28 de mayo se presentará sin oposición a las votaciones de noviembre.

No fue el mismo caso en 2004, cuando Valdez fue elegida por primera vez sheriff del condado de Dallas, superando y desbancando por poco a un titular republicano. Fue la primera latina en el cargo y una de las pocas funcionarias abiertamente lesbianas en Texas. Durante su mandato, Valdez supervisó uno de los sistemas penitenciarios de condado más grandes del país, que luchaba con una atención médica inadecuada para los reclusos, mala ventilación y capacitación insuficiente del personal.

Lea la historia original publicada en inglés por Texas Tribune.

Años después, el Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó a Valdez y al condado, argumentando que sus deficientes instalaciones violaban los derechos constitucionales de los reclusos. Retiraron la demanda en 2011, después de que la cárcel finalmente pasó una inspección estatal en 2010, gracias a más de $138 millones que los funcionarios del condado gastaron para renovar las instalaciones.

Valdez, quien ahora trabaja como oficial del Departamento de Policía de DeSoto, dijo que decidió postularse para su antiguo trabajo después de enterarse de algunos incidentes “dolorosos” que no detalló. Su director de campaña, Mike Hendrix, dijo que quiere volver al cargo debido a la baja moral entre los diputados y carceleros.

Bajo el liderazgo de Brown, la cárcel del condado de Dallas no pasó dos inspecciones estatales anuales antes de volver a cumplir con las normas el año pasado. La cárcel ha luchado con largas listas de espera para personas que necesitan ser trasladadas de la cárcel a centros estatales de salud mental y estuvo en el centro de una disputa legal de seis años sobre las prácticas de libertad bajo fianza. El Dallas Morning News reportó que un nuevo sistema de manejo de casos criminales también contribuyó a la sobrepoblación en las cárceles.

Hendrix dijo el martes por la noche que Valdez estaba emocionada de ir hacia un desempate contra Brown, su sucesora.

"Nuestra estrategia fue siempre llegar a una segunda vuelta para así ir mano a mano y empezar a hablar del récord de la Sheriff", dijo Hendrix. "Las tasas de suicidio están a la alza, los asesinatos en la cárcel han subido, las muertes han aumentado, la moral está muy baja".

El equipo de campaña de Brown no pudo ser contactado inmediatamente para un comentario el martes.

Valdez lideró el departamento del Sheriff del Condado de Dallas hasta 2017, cuando se retiró del cargo para competir por la gubernatura estatal contra Greg Abbott. Ganó la elección primaria pero en la elección final perdió contra el gobernador.

Esa elección ocurrió después de que Valdez chocó con Abbott en torno a una nueva ley estatal de inmigración que le prohibía a ciudades declararse "ciudades santuario", lo que significaba que no podrían hacer efectivos los estatutos federales de inmigración. La ley de Texas de 2017 también le permitió a los oficiales de policía cuestionar el estatus de inmigración a cualquiera que detuvieran. Valdez dijo que ella suavizaría su enfoque para la detención de inmigrantes indocumentados en la cárcel del condado de Dallas.

Cuando Valdez dejó su cargo en el departamento del Sheriff endosó a Marian Brown como su relevo. Brown, quien se convirtió en la primera sheriff negra de los condados, comenzó su carrera policial en 1988 en el Departamento de Policía de Duncanville, según el sitio web de su campaña, y se desempeñó como teniente y asistente del jefe de policía allí antes de convertirse en sheriff.

Valdez nació en San Antonio en una familia de trabajadores agrícolas migrantes. Obtuvo una licenciatura en administración de empresas de la Southern Nazarene University y una maestría en criminología y justicia penal de la Universidad de Texas en Arlington.

Antes de ingresar al gobierno local, Valdez sirvió en el ejército de los EE. UU., donde alcanzó el rango de capitana. Luego trabajó como agente federal para la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos y más tarde para el Departamento de Seguridad Nacional, donde se centró en casos de fraude y drogas.

Brown encabezó la lista demócrata con el 42% de los votos de la elección primaria y Valdez le siguió con el 38%, de acuerdo a resultados no oficiales. Otros tres contendientes demócratas: el agente jubilado del Condado de Dallas, Roy Williams Jr., el instructor policiaco Sam Mohamed y el ex oficial penitenciario federal Rodney Thomas también también aparecieron en la boleta demócrata, pero entre ellos ganaron menos del 20% de los votos. Sin rivales republicanos para la elección definitiva, quien gane la segunda vuelta del 28 de mayo se presentará sin oposición a las votaciones de noviembre.

No fue el mismo caso en 2004, cuando Valdez fue elegida por primera vez sheriff del condado de Dallas, superando y desbancando por poco a un titular republicano. Fue la primera latina en el cargo y una de las pocas funcionarias abiertamente lesbianas en Texas. Durante su mandato, Valdez supervisó uno de los sistemas penitenciarios de condado más grandes del país, que luchaba con una atención médica inadecuada para los reclusos, mala ventilación y capacitación insuficiente del personal.

Lea la historia original publicada en inglés por Texas Tribune.

Años después, el Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó a Valdez y al condado, argumentando que sus deficientes instalaciones violaban los derechos constitucionales de los reclusos. Retiraron la demanda en 2011, después de que la cárcel finalmente pasó una inspección estatal en 2010, gracias a más de $138 millones que los funcionarios del condado gastaron para renovar las instalaciones.

Valdez, quien ahora trabaja como oficial del Departamento de Policía de DeSoto, dijo que decidió postularse para su antiguo trabajo después de enterarse de algunos incidentes “dolorosos” que no detalló. Su director de campaña, Mike Hendrix, dijo que quiere volver al cargo debido a la baja moral entre los diputados y carceleros.

Bajo el liderazgo de Brown, la cárcel del condado de Dallas no pasó dos inspecciones estatales anuales antes de volver a cumplir con las normas el año pasado. La cárcel ha luchado con largas listas de espera para personas que necesitan ser trasladadas de la cárcel a centros estatales de salud mental y estuvo en el centro de una disputa legal de seis años sobre las prácticas de libertad bajo fianza. El Dallas Morning News reportó que un nuevo sistema de manejo de casos criminales también contribuyó a la sobrepoblación en las cárceles.

Hendrix dijo el martes por la noche que Valdez estaba emocionada de ir hacia un desempate contra Brown, su sucesora.

"Nuestra estrategia fue siempre llegar a una segunda vuelta para así ir mano a mano y empezar a hablar del récord de la Sheriff", dijo Hendrix. "Las tasas de suicidio están a la alza, los asesinatos en la cárcel han subido, las muertes han aumentado, la moral está muy baja".

El equipo de campaña de Brown no pudo ser contactado inmediatamente para un comentario el martes.

Valdez lideró el departamento del Sheriff del Condado de Dallas hasta 2017, cuando se retiró del cargo para competir por la gubernatura estatal contra Greg Abbott. Ganó la elección primaria pero en la elección final perdió contra el gobernador.

Esa elección ocurrió después de que Valdez chocó con Abbott en torno a una nueva ley estatal de inmigración que le prohibía a ciudades declararse "ciudades santuario", lo que significaba que no podrían hacer efectivos los estatutos federales de inmigración. La ley de Texas de 2017 también le permitió a los oficiales de policía cuestionar el estatus de inmigración a cualquiera que detuvieran. Valdez dijo que ella suavizaría su enfoque para la detención de inmigrantes indocumentados en la cárcel del condado de Dallas.

Cuando Valdez dejó su cargo en el departamento del Sheriff endosó a Marian Brown como su relevo. Brown, quien se convirtió en la primera sheriff negra de los condados, comenzó su carrera policial en 1988 en el Departamento de Policía de Duncanville, según el sitio web de su campaña, y se desempeñó como teniente y asistente del jefe de policía allí antes de convertirse en sheriff.

Valdez nació en San Antonio en una familia de trabajadores agrícolas migrantes. Obtuvo una licenciatura en administración de empresas de la Southern Nazarene University y una maestría en criminología y justicia penal de la Universidad de Texas en Arlington.

Antes de ingresar al gobierno local, Valdez sirvió en el ejército de los EE. UU., donde alcanzó el rango de capitana. Luego trabajó como agente federal para la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos y más tarde para el Departamento de Seguridad Nacional, donde se centró en casos de fraude y drogas.