Texas: De entrar en vigor la SB4 planean limitarla a la frontera; en Dallas marchan en su contra

Texas: De entrar en vigor la SB4 planean limitarla a la frontera; en Dallas marchan en su contra

Un grupo de jóvenes se manifiestan contra la SB4 en Dallas

DALLAS -- Madres de familia, jóvenes en grupo, e integrantes de distintas comunidades se reunieron el domingo por la tarde en el centro de la ciudad para llamar la atención sobre la polémica ley estatal SB4 de Texas, cuya implementación se mantiene bloqueada.

"Los ataques contra los inmigrantes no serán presenciados en silencio por nuestras comunidades", decía la convocatoria al evento realizado frente a una corte federal de inmigración, en el parque Civic Garden, que culminó con una marcha por las calles del centro.

En caso de que la SB4 entre en vigor (le da autoridad a la policía de detener a sospechosos de cruzar la frontera sin documentos -en Texas), el Departamento de Seguridad Pública del estado planea limitar su aplicación a los condados fronterizos, contra quienes "sean vistos cruzando el Río Grande",  reportó el Dallas Morning News.

Aún así, los activistas y detractores de la legislación cuestionan la legalidad de la propuesta de ley, que la semana pasada entró en vigor por algunas horas tras un fallo de la Corte Suprema que después fue revertido por la Corte de Apelaciones, y el cual hasta ahora mantiene bloqueada la implementación de la SB4.

El abogado Domingo Garcia, presidente de LULAC, declaró que la organización que representa luchará en corte "hasta que (la SB4) sea declarada inconstitucional".

"La inmigración es un asunto puramente federal, no para que lo maneje el estado [Texas]", afirmó García, quien no estuvo presente en la demostración.

Los autores de la legislación dicen que no está destinada a los inmigrantes que ya viven en Texas, sólo a aquéllos que han cruzado recientemente, reportó el Texas Tribune. Quienes defienden la SB4 la consideran un esfuerzo por tener más seguridad fronteriza en manos del estado, dado lo que ellos perciben como un fracaso de la administración Biden en el manejo de los niveles récord de inmigración ilegal actuales.

"Injusticia en la frontera es injusticia en Dallas", dijo a la televisión local Karyme Flores, una de varios cientos de manifestantes que desfilaron por la calle Main.

Maya, una pequeña que acudió con su madre, Ana Vargas, portaba un cartel que leía "¿luzco como indocumentada? No a la SB4".

"We are full of love, you are full of hate" (estamos llenos de amor, tú estás lleno de odio), leía otro letrero con un dibujo del rostro del gobernador Greg Abbott, quien firmó la legislación y es un férreo defensor de la misma.

"SB4 es una ley racista y que separa familias. Pone en peligro a la comunidad, porque van a perder la confianza en la policía, le temerán a la policía, los delitos van a subir porque la gente por temor a esta ley no van a llamar a la policía", dijo Vargas, una activista nacida en México que ha participado en demostraciones en defensa de inmigrantes desde 2006, cuando medio millón desfiló por las calles de Dallas.

"Aquí no es Florida, aquí sí se va a pelear", dijo en referencia a la polémica legal sobre la SB4.

Sobre la participación abultada de jóvenes, no dejó de notar que se siente una especie de relevo generacional.

"Me da gusto que hayan muchos jóvenes. Relevo generacional. Lo que no me gustó es que los líderes de ese entonces (2006) brillan por su ausencia, los que quedan vivos".

"Los ataques contra los inmigrantes no serán presenciados en silencio por nuestras comunidades", decía la convocatoria al evento realizado frente a una corte federal de inmigración, en el parque Civic Garden, que culminó con una marcha por las calles del centro.

En caso de que la SB4 entre en vigor (le da autoridad a la policía de detener a sospechosos de cruzar la frontera sin documentos -en Texas), el Departamento de Seguridad Pública del estado planea limitar su aplicación a los condados fronterizos, contra quienes "sean vistos cruzando el Río Grande",  reportó el Dallas Morning News.

Aún así, los activistas y detractores de la legislación cuestionan la legalidad de la propuesta de ley, que la semana pasada entró en vigor por algunas horas tras un fallo de la Corte Suprema que después fue revertido por la Corte de Apelaciones, y el cual hasta ahora mantiene bloqueada la implementación de la SB4.

El abogado Domingo Garcia, presidente de LULAC, declaró que la organización que representa luchará en corte "hasta que (la SB4) sea declarada inconstitucional".

"La inmigración es un asunto puramente federal, no para que lo maneje el estado [Texas]", afirmó García, quien no estuvo presente en la demostración.

Los autores de la legislación dicen que no está destinada a los inmigrantes que ya viven en Texas, sólo a aquéllos que han cruzado recientemente, reportó el Texas Tribune. Quienes defienden la SB4 la consideran un esfuerzo por tener más seguridad fronteriza en manos del estado, dado lo que ellos perciben como un fracaso de la administración Biden en el manejo de los niveles récord de inmigración ilegal actuales.

"Injusticia en la frontera es injusticia en Dallas", dijo a la televisión local Karyme Flores, una de varios cientos de manifestantes que desfilaron por la calle Main.

Maya, una pequeña que acudió con su madre, Ana Vargas, portaba un cartel que leía "¿luzco como indocumentada? No a la SB4".

"We are full of love, you are full of hate" (estamos llenos de amor, tú estás lleno de odio), leía otro letrero con un dibujo del rostro del gobernador Greg Abbott, quien firmó la legislación y es un férreo defensor de la misma.

"SB4 es una ley racista y que separa familias. Pone en peligro a la comunidad, porque van a perder la confianza en la policía, le temerán a la policía, los delitos van a subir porque la gente por temor a esta ley no van a llamar a la policía", dijo Vargas, una activista nacida en México que ha participado en demostraciones en defensa de inmigrantes desde 2006, cuando medio millón desfiló por las calles de Dallas.

"Aquí no es Florida, aquí sí se va a pelear", dijo en referencia a la polémica legal sobre la SB4.

Sobre la participación abultada de jóvenes, no dejó de notar que se siente una especie de relevo generacional.

"Me da gusto que hayan muchos jóvenes. Relevo generacional. Lo que no me gustó es que los líderes de ese entonces (2006) brillan por su ausencia, los que quedan vivos".