Líderes de NTX piden a Biden permisos de trabajo para inmigrantes radicados por largo tiempo en el país

Líderes de NTX piden a Biden permisos de trabajo para inmigrantes radicados por largo tiempo en el país

Diputado estatal Ramón Romero en Irving, Texas

IRVING --  Empresarios junto a líderes electos del norte de Texas pidieron que el presidente Biden otorgue acceso a permisos de trabajo para cientos de miles de inmigrantes que hace mucho viven en la región pero carecen de documentos.

Rick Ortiz, presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Dallas dijo que hay más de medio millón de personas (575,000) "que pueden trabajar, pero que no pueden trabajar (por falta de un permiso), si es que eso tiene sentido", señaló en una conferencia de prensa al final de una mesa redonda previa celebrada en el "Dallas College" de Irving entre líderes de negocios y funcionarios públicos electos.

A pesar de que pagan $1,300 millones en impuestos y representan un poder adquisitivo de $10 mil millones, no cuentan con autorización legal para trabajar. El diputado estatal Ramón Romero Jr., dijo que son personas que llevan mucho tiempo viviendo en el país. Gente que "antes tenía licencia (de conducir) y ahora ya no las tienen".

PRECIOS. La escasez de mano de obra encarece los servicios y aumenta el precio de "las casas" dijo Romero. "Ahorita sabemos que es difícil hay un contratista, es difícil construir una casa", explicó el legislador, quien atribuyó esos problemas a la inacción del Congreso federal al no "arreglar DACA" o aprobar una reforma al sistema de inmigración más allá del asunto de los casos de quienes piden refugio al llegar a la frontera.

“No sólo vengo como representante estatal de Fort Worth, Texas en el Distrito 90, sino también como empresario desde hace 30 años", agregó Romero.

El congresista Marc Veasey dijo que ya "es demasiado". "Necesitamos una solución con sentido común, esto data desde antes de Trump y Obama. Nuestro país y nuestro estado necesitan de inmigrantes ahora más que nunca".

En el norte de Texas, la canalización de la fuerza laboral es un problema permanente, "y continuará siéndolo por varios años", dijo Chris Wallace, presidente de la Comisión del Norte de Texas.

La economía del norte de Texas se beneficia significativamente de los aportes de los inmigrantes con un 48% en el sector de la construcción, 29% en la industria de hospitalidad y 29% de los trabajadores de manufactura siendo nacidos en el extranjero, hizo notar Wallace.

"Necesitamos a inmigrantes para construir nuestra infraestructura, alimentar nuestras familias y cuidar de nuestros enfermos y ancianos. Estas personas son esenciales para abordar la escasez laboral a través de sectores críticos", afirmó.

Wallace también mencionó que al reconocer el papel tan importante de los inmigrantes en la economía, la Comisión del Norte de Texas (North Texas Commission) se unió a más de 300 empleadores y líderes empresariales en "urgir" al presidente Biden a ampliar las oportunidades de "parole y autorización de empleo" este año para indocumentados de largo plazo".

Rick Ortiz, presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Dallas dijo que hay más de medio millón de personas (575,000) "que pueden trabajar, pero que no pueden trabajar (por falta de un permiso), si es que eso tiene sentido", señaló en una conferencia de prensa al final de una mesa redonda previa celebrada en el "Dallas College" de Irving entre líderes de negocios y funcionarios públicos electos.

A pesar de que pagan $1,300 millones en impuestos y representan un poder adquisitivo de $10 mil millones, no cuentan con autorización legal para trabajar. El diputado estatal Ramón Romero Jr., dijo que son personas que llevan mucho tiempo viviendo en el país. Gente que "antes tenía licencia (de conducir) y ahora ya no las tienen".

PRECIOS. La escasez de mano de obra encarece los servicios y aumenta el precio de "las casas" dijo Romero. "Ahorita sabemos que es difícil hay un contratista, es difícil construir una casa", explicó el legislador, quien atribuyó esos problemas a la inacción del Congreso federal al no "arreglar DACA" o aprobar una reforma al sistema de inmigración más allá del asunto de los casos de quienes piden refugio al llegar a la frontera.

“No sólo vengo como representante estatal de Fort Worth, Texas en el Distrito 90, sino también como empresario desde hace 30 años", agregó Romero.

El congresista Marc Veasey dijo que ya "es demasiado". "Necesitamos una solución con sentido común, esto data desde antes de Trump y Obama. Nuestro país y nuestro estado necesitan de inmigrantes ahora más que nunca".

En el norte de Texas, la canalización de la fuerza laboral es un problema permanente, "y continuará siéndolo por varios años", dijo Chris Wallace, presidente de la Comisión del Norte de Texas.

La economía del norte de Texas se beneficia significativamente de los aportes de los inmigrantes con un 48% en el sector de la construcción, 29% en la industria de hospitalidad y 29% de los trabajadores de manufactura siendo nacidos en el extranjero, hizo notar Wallace.

"Necesitamos a inmigrantes para construir nuestra infraestructura, alimentar nuestras familias y cuidar de nuestros enfermos y ancianos. Estas personas son esenciales para abordar la escasez laboral a través de sectores críticos", afirmó.

Wallace también mencionó que al reconocer el papel tan importante de los inmigrantes en la economía, la Comisión del Norte de Texas (North Texas Commission) se unió a más de 300 empleadores y líderes empresariales en "urgir" al presidente Biden a ampliar las oportunidades de "parole y autorización de empleo" este año para indocumentados de largo plazo".