Frustración y júbilo: Mexicanos participan en histórica elección al votar en persona en Dallas

Frustración y júbilo: Mexicanos participan en histórica elección al votar en persona en Dallas

Una mexicana emite su voto en Dallas. Crédito: Sandra Velázquez

A pesar de reportar varias horas de espera para ingresar al recinto de votación instalado en el Consulado de México en Dallas, por lo menos mil personas (cálculo no oficial) pudieron votar en persona el domingo 2 de junio en las elecciones para presidente de la República Mexicana.

María Angel Pérez, residente de Grapevine, de la tercera edad, llegó desde las 7 a.m. a hacer fila y alrededor de las 3:30 p.m. salió sonriente del lugar, confirmando a este medio que había votado, "como buena ciudadana".

No obstante, agregó, que le pareció "muy mala (la) organización. Estamos desde muy temprano y ha sido muy poca la gente que ha podido pasar a votar".

Diego Espinoza, representante del INE, confirmó durante la jornada dominical que en la jurisdicción de Dallas se registraron previamente 968 personas para votar y que ei Instituto decidió tener 1500 boletas o espacios adicionales para quienes acudieran sin haberse registrado.

"Aperturamos 1500 espacios más. A las 8 de la mañana que acudimos a la sede del Consulado, ya había cerca de 3,000 personas formadas", dijo el funcionario.

Espinoza precisó durante una entrevista con HOY Dallas, pasadas las 6 p.m., que hasta ese momento, aproximadamente 700 votos habían sido emitidos en el lugar, no detalló si eran entre personas registradas y no registradas. Y hasta las 4 p.m. del lunes, se desconocía la cifra oficial total de votos en la casilla de Dallas, Texas.

"Repartimos esos 1500 lugares en el orden en como fueron llegando a formarse. Aquí la situación es que la gente siguió llegando", afirmó Espinoza, quien agregó que en el transcurso del día "fuimos saliendo a platicar con ellos, para irles informando que ya no iba a haber más lugares".

Antonio Valenzuela, originario de San Luis Potosí, residente de Plano, llegó a las 8 de la mañana y su larga espera fue infructuosa. A pesar de haber recibido una calcomanía sobre su credencial de elector y seguir las "instrucciones" al cambiarse de fila, formó parte de un grupo de adultos mayores que aguardaron para entrar por la puerta trasera del Consulado, y desafortunadamente no lo consiguieron.

"Le di toda la vuelta (formado desde las 8 a.m.) hasta llegar a la esquina de los edificios que están aquí", dijo Valenzuela a HOY Dallas en una entrevista antes de marcharse del lugar. "Entonces me avisaron, me dieron una calcomanía y me dijeron que yo sí alcanzaba", pero le ordenaron que se formara en una fila supuestamente dedicada a adultos mayores.

Valenzuela pasó varias horas formado en esa segunda fila y soportó el clima húmedo con una tormenta eléctrica alrededor de las 5:30 p.m. No quiso ir a comer para no perder su lugar y poco antes después de las 7 p.m., cuando estaba a un solo grupo de ingresar, (los estuvieron pasando de cinco en cinco al interior del Consulado), la fila simplemente dejó de avanzar. No fue sino hasta las 7:30 que el encargado de la casilla junto a Espinoza, se acercaron a la puerta a decirles que lo sentían, que las casillas ya estaban cerradas.

"Lo siento mucho, el INE ya cerró", dijo el funcionario que apareció flanqueado por Espinoza.

"A mi me duele que no lo pude hacer", lamentó Valenzuela, un mexicano de la tercera edad. "No creo que vaya a tener seis años más [de vida] para volverlo a hacer. Tengo 75 años y probablemente [no pueda] por mis malestares y enfermedades que tengo. Pero hice todo lo posible y no me doy por mal servido.

"Ojalá hubiera sido posible para toda la gente que estábamos ahí. Votar en esta ocasión, yo ya lo vi, no es nada fácil y que las trabas que nos pusieron por cada una de las puertas fueron muchísimas", afirmó.

María Angel Pérez, residente de Grapevine, de la tercera edad, llegó desde las 7 a.m. a hacer fila y alrededor de las 3:30 p.m. salió sonriente del lugar, confirmando a este medio que había votado, "como buena ciudadana".

No obstante, agregó, que le pareció "muy mala (la) organización. Estamos desde muy temprano y ha sido muy poca la gente que ha podido pasar a votar".

Diego Espinoza, representante del INE, confirmó durante la jornada dominical que en la jurisdicción de Dallas se registraron previamente 968 personas para votar y que ei Instituto decidió tener 1500 boletas o espacios adicionales para quienes acudieran sin haberse registrado.

"Aperturamos 1500 espacios más. A las 8 de la mañana que acudimos a la sede del Consulado, ya había cerca de 3,000 personas formadas", dijo el funcionario.

Espinoza precisó durante una entrevista con HOY Dallas, pasadas las 6 p.m., que hasta ese momento, aproximadamente 700 votos habían sido emitidos en el lugar, no detalló si eran entre personas registradas y no registradas. Y hasta las 4 p.m. del lunes, se desconocía la cifra oficial total de votos en la casilla de Dallas, Texas.

"Repartimos esos 1500 lugares en el orden en como fueron llegando a formarse. Aquí la situación es que la gente siguió llegando", afirmó Espinoza, quien agregó que en el transcurso del día "fuimos saliendo a platicar con ellos, para irles informando que ya no iba a haber más lugares".

Antonio Valenzuela, originario de San Luis Potosí, residente de Plano, llegó a las 8 de la mañana y su larga espera fue infructuosa. A pesar de haber recibido una calcomanía sobre su credencial de elector y seguir las "instrucciones" al cambiarse de fila, formó parte de un grupo de adultos mayores que aguardaron para entrar por la puerta trasera del Consulado, y desafortunadamente no lo consiguieron.

"Le di toda la vuelta (formado desde las 8 a.m.) hasta llegar a la esquina de los edificios que están aquí", dijo Valenzuela a HOY Dallas en una entrevista antes de marcharse del lugar. "Entonces me avisaron, me dieron una calcomanía y me dijeron que yo sí alcanzaba", pero le ordenaron que se formara en una fila supuestamente dedicada a adultos mayores.

Valenzuela pasó varias horas formado en esa segunda fila y soportó el clima húmedo con una tormenta eléctrica alrededor de las 5:30 p.m. No quiso ir a comer para no perder su lugar y poco antes después de las 7 p.m., cuando estaba a un solo grupo de ingresar, (los estuvieron pasando de cinco en cinco al interior del Consulado), la fila simplemente dejó de avanzar. No fue sino hasta las 7:30 que el encargado de la casilla junto a Espinoza, se acercaron a la puerta a decirles que lo sentían, que las casillas ya estaban cerradas.

"Lo siento mucho, el INE ya cerró", dijo el funcionario que apareció flanqueado por Espinoza.

"A mi me duele que no lo pude hacer", lamentó Valenzuela, un mexicano de la tercera edad. "No creo que vaya a tener seis años más [de vida] para volverlo a hacer. Tengo 75 años y probablemente [no pueda] por mis malestares y enfermedades que tengo. Pero hice todo lo posible y no me doy por mal servido.

"Ojalá hubiera sido posible para toda la gente que estábamos ahí. Votar en esta ocasión, yo ya lo vi, no es nada fácil y que las trabas que nos pusieron por cada una de las puertas fueron muchísimas", afirmó.