Carlos Salcido alienta a los más jóvenes: el "futbol es una carrera de paciencia"

Aunque no quiso (volver a) compartir detalles específicos sobre su niñez, Carlos Salcido habló acerca del largo proceso que usualmente conlleva el alcanzar el profesionalismo como futbolista y de los grandes recuerdos que tiene sobre sus logros como estrella del balompié.

Durante una aparición especial en la Copita Alianza, celebrada en Arlington el pasado 15 de junio, el ex seleccionado nacional saludó a decenas de aficionados que hicieron una larga fila en medio del calor imperante. Entre bromas y felicitaciones en torno a su carrera, el jalisciense posó para las cámaras. También firmó camisetas y respondió a algunas preguntas de reporteros en el lugar.

"Siempre los inicios son los más complicados, los más dificiles, porque a veces queremos que las cosas se den muy rápido", respondió a la pregunta de cómo fue la niñez de Salcido (futbolísticamente hablando). Los fanáticos saben que el ex jugador internacional perdió a su madre a los 8 años de edad y que las cosas no fueron nada fáciles, no obstante se refirió a la importancia de que, desde la niñez, los prospectos se empleen a fondo en torneos como la Copita Alianza, porque hay "gente que los está viendo".

También agregó, "no hay que desesperarse, al contrario, hay que asumir los roles del proceso e ir aprendiendo en el camino, cada vez ser mejores".

VideosCarlos toma el micrófono | Salcido en Arlington

INFANCIA. "No desesperarse", es una frase muy suya, dice Salcido. En una larga entrevista reciente, el tapatío contó que cuando tenía 7 años tuvo que esperar 6 meses a que su mamá volviera de un inusitado viaje a Estados Unidos en el que su padre se quedó en México con él y sus hermanos. Su madre al regresar, apenas logró sobrevivir seis meses y falleció cerca de sus hijos.

Salcido de niño no acudió a escuelas de futbol, el deporte lo sorprendió cuando ya no era ni adolescente, sin embargo, está muy familiarizado ahora con el desarrollo de las nuevas generaciones.

"Esto es futbol, es una carrera de paciencia y creo que ver tanto niño (en torneos), después los podemos ver más arriba", añadió.

"Muchas veces (el niño) pierde la noción de la gente que te puede estar viendo. La "Copita Ford" lo que tiene es que tiene muchos visores que los están observando".

Sobre su experiencia olímpica, recordó el haber llegado hasta lo más alto del podio como seleccionado nacional.

"(Los Olímpicos) son impresionantes. Cada que haya unos te vas a acordar. Son memorias que quedaron ahí. Fuimos los campeones de una medalla de oro en el 2012. Imagínate, una bonita generación en la que me tocó participar. Siempre mandaremos la buena vibra (cuando pariticipe México), y si no, a disfrutarlos", concluyó.

Durante una aparición especial en la Copita Alianza, celebrada en Arlington el pasado 15 de junio, el ex seleccionado nacional saludó a decenas de aficionados que hicieron una larga fila en medio del calor imperante. Entre bromas y felicitaciones en torno a su carrera, el jalisciense posó para las cámaras. También firmó camisetas y respondió a algunas preguntas de reporteros en el lugar.

"Siempre los inicios son los más complicados, los más dificiles, porque a veces queremos que las cosas se den muy rápido", respondió a la pregunta de cómo fue la niñez de Salcido (futbolísticamente hablando). Los fanáticos saben que el ex jugador internacional perdió a su madre a los 8 años de edad y que las cosas no fueron nada fáciles, no obstante se refirió a la importancia de que, desde la niñez, los prospectos se empleen a fondo en torneos como la Copita Alianza, porque hay "gente que los está viendo".

También agregó, "no hay que desesperarse, al contrario, hay que asumir los roles del proceso e ir aprendiendo en el camino, cada vez ser mejores".

VideosCarlos toma el micrófono | Salcido en Arlington

INFANCIA. "No desesperarse", es una frase muy suya, dice Salcido. En una larga entrevista reciente, el tapatío contó que cuando tenía 7 años tuvo que esperar 6 meses a que su mamá volviera de un inusitado viaje a Estados Unidos en el que su padre se quedó en México con él y sus hermanos. Su madre al regresar, apenas logró sobrevivir seis meses y falleció cerca de sus hijos.

Salcido de niño no acudió a escuelas de futbol, el deporte lo sorprendió cuando ya no era ni adolescente, sin embargo, está muy familiarizado ahora con el desarrollo de las nuevas generaciones.

"Esto es futbol, es una carrera de paciencia y creo que ver tanto niño (en torneos), después los podemos ver más arriba", añadió.

"Muchas veces (el niño) pierde la noción de la gente que te puede estar viendo. La "Copita Ford" lo que tiene es que tiene muchos visores que los están observando".

Sobre su experiencia olímpica, recordó el haber llegado hasta lo más alto del podio como seleccionado nacional.

"(Los Olímpicos) son impresionantes. Cada que haya unos te vas a acordar. Son memorias que quedaron ahí. Fuimos los campeones de una medalla de oro en el 2012. Imagínate, una bonita generación en la que me tocó participar. Siempre mandaremos la buena vibra (cuando pariticipe México), y si no, a disfrutarlos", concluyó.