La Herencia Hispana en Dallas: un recorrido interminable de cultura y diversidad

Recorrer Dallas hoy en día es un recordatorio permanente de la gran Herencia Hispana que existe por la ciudad (sin contar lo que se puede hallar en los múltiples suburbios): sus locales sorprendentes, museos y los grandes murales -unos cuantos aún escondidos- que siempre nos hacen valorar a los grandes personajes de nuestra historia.

Con el tanque lleno de gasolina y su deslumbrante apariencia de bisonte, la Chevy Colorado 2021 nos llevó a recorrer varias partes de la ciudad en conmemoración del mes "hispano" que marca el calendario a mediados de septiembre. El sistema de sonido con 6 bocinas repartidas en la cabina hizo mucho más placentero nuestro trayecto: un poco de urbano, pop rock y hasta clásica, nos puso a tono con el sentimiento de orgullo que nos da ser de raíces latinoamericanas.

BISHOP ARTS: El distrito que no deja de llamar la atención de curiosos y asiduos, ubicado a unos cuantos minutos del centro de Dallas, en donde Café Veracruz ofrece una variedad de comida del área del Golfo de México, del que muy poco se habla por el Norte de Texas. Si su paladar busca algo más del centro de México, el acogedor localito de Coco's Fire & Ice tiene una serie de opciones para sorprender.

La oportunidad de caminar cómodamente y el espacio tanto en interiores como al aire libre resulta invaluable en esta inesperada época al visitar Bishop Arts. La impresionante personalidad de la Colorado no pasó desapercibida en ningún momento, ya fuese de noche o de día. Además de ser chuleada, nos brindó la oportunidad de conducir de manera más segura con la cámara trasera para cuidar la retaguardia. Un par de ojos extras en el camino nunca están de más.

TAQUERÍA TAXCO: Antes de la pandemia, este local ubicado en la esquina del Irving Boulevard e Inwood, era una opción tradicional para cenar y descargar la adrenalina a la salida de los conciertos (que en Dallas y sus alrededores abundan con artistas latinos). El lugar se ha sabido ajustar y ofrece su menú completo para comer ahí (los manteles de papel en las mesas se usan una vez), o los que prefieran, pueden comprar los ricos tacos para llevar.

MAROCHES: Pan dulce, pan de muerto y música para aguantar la pandemia con buen ánimo. Esta panadería ocupa un edificio clásico frente al teatro Kessler. El año pasado no se dio abasto en la vendimia de pan al final del primer Desfile de Día de Muertos en el centro de Dallas. Vale la pena pasar de vez en cuando, porque nunca se sabe: cuando no tiene música en vivo, algún artista local recibe la oportunidad de exponer sus obras, lo mismo que los vendedores de elote o tamales, que suelen encontrar un rinconcito para su vendimia en el espacioso y bien ubicado local.

DMA: El Dallas Museum of Art tiene una colección permanente de arte latinoamericano, sobre todo mexicano, que por ello merece ser incluido en este recorrido de Herencia Hispana. Las grandes obras de Rufino Tamayo siguen sin ser descubiertas por muchos de los cientos de miles que viven en el Metroplex. La lista es muy larga para enumerar las piezas que se pueden contemplar en el lugar, pero lo que sí no podemos dejar de mencionar puntualmente es que la entrada general es completamente gratis.

Latino Cultural Center: El Centro Cultural Latino en los últimos años se ha vuelto un lugar indispensable para la celebración del Día de Muertos, entre otras tradiciones hispanas. Contamos los días para que regresen esos conciertos gratuitos en su teatro principal, así como las presentaciones de libros y poesía que ofrecen casi siempre de manera gratuita a la comunidad.

Acá las Tortas: Este local ofrece antojitos de la Ciudad de México dignos de concurso, aunque sus propietarios nunca lo dirán porque son muy modestos. Hay tortas para gustos variados, mientras que las quesadillas de huitlacoche, flor de calabaza y nopales no se quedan atrás, para quienes buscan algo menos carnívoro pero igual de delicioso. Las labores de construcción y reparación los tienen un poco escondidos, pero el rodeo para llegar vale la pena. Se ubican en el viejo East Dallas, cerquita de las casas del bonito distrito "Junius Heights".

Las Almas Rotas: Ubicado justo frente a la entrada principal de Fair Park, este restaurante-mezcalería no tiene muchos años de estar abierto en el sur de Dallas pero su llegada le trajo nuevos bríos y más iluminación al área. La variedad de bebidas salta a la vista, las botellas las puede apreciar de primera mano y el guacamole, por si hiciera falta una "botana", les queda delicioso.

Con el tanque lleno de gasolina y su deslumbrante apariencia de bisonte, la Chevy Colorado 2021 nos llevó a recorrer varias partes de la ciudad en conmemoración del mes "hispano" que marca el calendario a mediados de septiembre. El sistema de sonido con 6 bocinas repartidas en la cabina hizo mucho más placentero nuestro trayecto: un poco de urbano, pop rock y hasta clásica, nos puso a tono con el sentimiento de orgullo que nos da ser de raíces latinoamericanas.

BISHOP ARTS: El distrito que no deja de llamar la atención de curiosos y asiduos, ubicado a unos cuantos minutos del centro de Dallas, en donde Café Veracruz ofrece una variedad de comida del área del Golfo de México, del que muy poco se habla por el Norte de Texas. Si su paladar busca algo más del centro de México, el acogedor localito de Coco's Fire & Ice tiene una serie de opciones para sorprender.

La oportunidad de caminar cómodamente y el espacio tanto en interiores como al aire libre resulta invaluable en esta inesperada época al visitar Bishop Arts. La impresionante personalidad de la Colorado no pasó desapercibida en ningún momento, ya fuese de noche o de día. Además de ser chuleada, nos brindó la oportunidad de conducir de manera más segura con la cámara trasera para cuidar la retaguardia. Un par de ojos extras en el camino nunca están de más.

TAQUERÍA TAXCO: Antes de la pandemia, este local ubicado en la esquina del Irving Boulevard e Inwood, era una opción tradicional para cenar y descargar la adrenalina a la salida de los conciertos (que en Dallas y sus alrededores abundan con artistas latinos). El lugar se ha sabido ajustar y ofrece su menú completo para comer ahí (los manteles de papel en las mesas se usan una vez), o los que prefieran, pueden comprar los ricos tacos para llevar.

MAROCHES: Pan dulce, pan de muerto y música para aguantar la pandemia con buen ánimo. Esta panadería ocupa un edificio clásico frente al teatro Kessler. El año pasado no se dio abasto en la vendimia de pan al final del primer Desfile de Día de Muertos en el centro de Dallas. Vale la pena pasar de vez en cuando, porque nunca se sabe: cuando no tiene música en vivo, algún artista local recibe la oportunidad de exponer sus obras, lo mismo que los vendedores de elote o tamales, que suelen encontrar un rinconcito para su vendimia en el espacioso y bien ubicado local.

DMA: El Dallas Museum of Art tiene una colección permanente de arte latinoamericano, sobre todo mexicano, que por ello merece ser incluido en este recorrido de Herencia Hispana. Las grandes obras de Rufino Tamayo siguen sin ser descubiertas por muchos de los cientos de miles que viven en el Metroplex. La lista es muy larga para enumerar las piezas que se pueden contemplar en el lugar, pero lo que sí no podemos dejar de mencionar puntualmente es que la entrada general es completamente gratis.

Latino Cultural Center: El Centro Cultural Latino en los últimos años se ha vuelto un lugar indispensable para la celebración del Día de Muertos, entre otras tradiciones hispanas. Contamos los días para que regresen esos conciertos gratuitos en su teatro principal, así como las presentaciones de libros y poesía que ofrecen casi siempre de manera gratuita a la comunidad.

Acá las Tortas: Este local ofrece antojitos de la Ciudad de México dignos de concurso, aunque sus propietarios nunca lo dirán porque son muy modestos. Hay tortas para gustos variados, mientras que las quesadillas de huitlacoche, flor de calabaza y nopales no se quedan atrás, para quienes buscan algo menos carnívoro pero igual de delicioso. Las labores de construcción y reparación los tienen un poco escondidos, pero el rodeo para llegar vale la pena. Se ubican en el viejo East Dallas, cerquita de las casas del bonito distrito "Junius Heights".

Las Almas Rotas: Ubicado justo frente a la entrada principal de Fair Park, este restaurante-mezcalería no tiene muchos años de estar abierto en el sur de Dallas pero su llegada le trajo nuevos bríos y más iluminación al área. La variedad de bebidas salta a la vista, las botellas las puede apreciar de primera mano y el guacamole, por si hiciera falta una "botana", les queda delicioso.