Dallas ISD

Blog: La Yukon Denali y la serenidad en medio del tráfico

Aunque todos esperábamos un contraste casi inmediato con la llegada del 2021 hemos visto que no ha ocurrido tal cosa. De momento, seguimos con grandes esperanzas de que pase más pronto que tarde el azote de la pandemia que tanto desajuste ha causado en las rutinas de millones, porque incluso si individualmente algunos han sido poco o nada afectados, nadie puede desconectarse de la comunidad en la que vive y no sentir el efecto de lo que pasa cerca o alrededor suyo.

Uno de los lugares que nos toca compartir queramos o no bordo de nuestros autos es el camino, siempre. Para finalizar el año recibí a préstamo la esplendorosa GMC Yukon Denali 2021 y me congratulo de haber llevado los ojos bien abiertos y el resto de mis sentidos en alerta en cada viaje que hice, aunque no salí muy lejos de la ciudad, ¡porque hay mucha desesperación en el ambiente!

Dallas ISD

Una de las cosas que más ha hecho eco en mi cabeza durante el último año y medio es el concepto de mantener una buena distancia, sobre todo en la carretera. Recuerdo que un amigo canadiense condujo conmigo a Fort Worth poco antes del fin de año de 2019 (unas 35 millas) y me sorprendió por la convicción de mantenerse bien alejado del conductor de enfrente tanto en la autopista como en las grandes avenidas.

Al principio lo tomé como una exageración, pero varios meses después lo comprendí cabalmente. Lo único que pasa es que ese principio es un poco difícil de aplicar en las calles pequeñas o cuando estás en fila esperando a que cambie un semáforo. Cuando quieres guardar tu distancia alguien "aprovecha" el espacio o hueco que dejas para "meterse" y vas a  seguir apretadito aunque no lo quieras.

Como muchos otros vehículos de GMC, tiene un "tablero" que se refleja en el cristal frente al volante y te deja ver tanto la velocidad a la que vas conduciendo como los segundos a los que te encuentras del vehículo más próximo delante tuyo o lo que tu quieras programar. Es una gran herramienta. También lo es la cámara en el espejo retrovisor, la cual amplia tu panorama de lo que se aproxima por detrás de la SUV, es como ver pasar una película filmada con la mejor técnica cinematográfica. Considero que prestando atención y relajándote, la experiencia de conducir esta camioneta es un alivio, aunque sea breve, a la rutina. Aunque es grande, también te asiste con otro par de ojos extras, al igual que ya varios otros vehículos desde hace algunos años, para estacionarte sin grandes complicaciones. La Denali XL debe ser algo extraordinario, pero de momento queda pendiente.

La increíble comodidad de sus asientos (lo calientito que se ponen en un dos por tres) y el espacio en cabina son parte de ese derroche de tranquilidad que te invade una vez la pones en marcha. Las 14 bocinas Bose armoniosamente repartidas también reclaman su mérito y con justa razón. La música es otro componente que puede modificarte el ánimo cuando encuentras una canción que te llega muy adentro. A mí me pasa muy seguido. Me gusta escuchar, no solo oirlas. Hay una gran diferencia. ¡Feliz Año Nuevo!

Uno de los lugares que nos toca compartir queramos o no bordo de nuestros autos es el camino, siempre. Para finalizar el año recibí a préstamo la esplendorosa GMC Yukon Denali 2021 y me congratulo de haber llevado los ojos bien abiertos y el resto de mis sentidos en alerta en cada viaje que hice, aunque no salí muy lejos de la ciudad, ¡porque hay mucha desesperación en el ambiente!

Dallas ISD

Una de las cosas que más ha hecho eco en mi cabeza durante el último año y medio es el concepto de mantener una buena distancia, sobre todo en la carretera. Recuerdo que un amigo canadiense condujo conmigo a Fort Worth poco antes del fin de año de 2019 (unas 35 millas) y me sorprendió por la convicción de mantenerse bien alejado del conductor de enfrente tanto en la autopista como en las grandes avenidas.

Al principio lo tomé como una exageración, pero varios meses después lo comprendí cabalmente. Lo único que pasa es que ese principio es un poco difícil de aplicar en las calles pequeñas o cuando estás en fila esperando a que cambie un semáforo. Cuando quieres guardar tu distancia alguien "aprovecha" el espacio o hueco que dejas para "meterse" y vas a  seguir apretadito aunque no lo quieras.

Como muchos otros vehículos de GMC, tiene un "tablero" que se refleja en el cristal frente al volante y te deja ver tanto la velocidad a la que vas conduciendo como los segundos a los que te encuentras del vehículo más próximo delante tuyo o lo que tu quieras programar. Es una gran herramienta. También lo es la cámara en el espejo retrovisor, la cual amplia tu panorama de lo que se aproxima por detrás de la SUV, es como ver pasar una película filmada con la mejor técnica cinematográfica. Considero que prestando atención y relajándote, la experiencia de conducir esta camioneta es un alivio, aunque sea breve, a la rutina. Aunque es grande, también te asiste con otro par de ojos extras, al igual que ya varios otros vehículos desde hace algunos años, para estacionarte sin grandes complicaciones. La Denali XL debe ser algo extraordinario, pero de momento queda pendiente.

La increíble comodidad de sus asientos (lo calientito que se ponen en un dos por tres) y el espacio en cabina son parte de ese derroche de tranquilidad que te invade una vez la pones en marcha. Las 14 bocinas Bose armoniosamente repartidas también reclaman su mérito y con justa razón. La música es otro componente que puede modificarte el ánimo cuando encuentras una canción que te llega muy adentro. A mí me pasa muy seguido. Me gusta escuchar, no solo oirlas. Hay una gran diferencia. ¡Feliz Año Nuevo!