Gobierno confirma los operativos de ICE de Año Nuevo; arrestaron a 121 centroamericanos

DALLAS, Texas -- El gobierno federal confirmó el lunes que arrestó a un total de 121 personas en los operativos que ICE (Agencia de control de Inmigración y Aduanas) llevó a cabo el fin de semana principalmente en los estados de Georgia, Texas y Carolina del Norte, enfocándose en adultos con hijos centroamericanos que tenían una orden de deportación.

En una declaración por escrito, el titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) Jeh C. Johnson, detalló que la serie de redadas fue dirgida a adultos y sus hijos que fueron arrestados después del 1 de mayo de 2014 al cruzar la frontera sur de Estados Unidos ilegalmente, que han recibido una orden final de deportación de una corte de inmigración y han agotado los remedios legales apropiados y no tienen una apelación o reclamo de asilo u otro alivio humanitario bajo las leyes estadounidenses.

Los arrestos y acciones del ICE no deben de sorprender, explicó Johnson. "He dicho públicamente por meses que aquéllos que constituyen una prioridad de deportación, incluidos familias y menores no acompañados, serán removidos".

"Vamos a ver más redadas de este tipo en busca de gente que no ha tenido acceso a servicios legales", dijo Mohammad Abdollahi, del grupo proinmigrante Raíces. El activista explicó la falta de abogados que sufren los centroamericanos que han ingresado de manera ilegal a EE.UU. en los últimos meses en busca de protección al huir de la violencia de pandillas de la que son víctimas en Honduras, El Salvador y Guatemala.

El grupo Foro Nacional de Inmigración hizo notar en un comunicado que en abril de 2015, la División de Asilo del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EEUU (USCIS, por sus siglas en inglés)  encontró que entre 1,305 familias mantenidas en centros de detención federal, 88 por ciento tenía un miedo creíble de persecución o tortura, de ser retornados a sus países de origen. De las 1,305 familias, 92 por ciento eran de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Abdollahi informó que en Dallas han detectado a 28 familias que o bien tienen casos pendientes ante una corte de inmigración o recibieron una orden de deportación al perder su caso y no cuentan con representación legal. El activista pidió a abogados del área interesados en tomar casos que contacten al grupo Raices.

DISCRECIÓN
El secretario detalló que en los operativos del pasado fin de semana de Año Nuevo participó cierto número de agentes mujeres y personal médico y que en el curso de las operaciones, en algunos casos ICE utilizó el recurso de discreción por razones de salud o personales.

Desde el verano de 2014 el gobierno ha repatriado a migrantes de América Central, promediando 14 vuelos por semana. La mayoría de los deportados han sido adultos solteros.

En una declaración por escrito, el titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) Jeh C. Johnson, detalló que la serie de redadas fue dirgida a adultos y sus hijos que fueron arrestados después del 1 de mayo de 2014 al cruzar la frontera sur de Estados Unidos ilegalmente, que han recibido una orden final de deportación de una corte de inmigración y han agotado los remedios legales apropiados y no tienen una apelación o reclamo de asilo u otro alivio humanitario bajo las leyes estadounidenses.

Los arrestos y acciones del ICE no deben de sorprender, explicó Johnson. "He dicho públicamente por meses que aquéllos que constituyen una prioridad de deportación, incluidos familias y menores no acompañados, serán removidos".

"Vamos a ver más redadas de este tipo en busca de gente que no ha tenido acceso a servicios legales", dijo Mohammad Abdollahi, del grupo proinmigrante Raíces. El activista explicó la falta de abogados que sufren los centroamericanos que han ingresado de manera ilegal a EE.UU. en los últimos meses en busca de protección al huir de la violencia de pandillas de la que son víctimas en Honduras, El Salvador y Guatemala.

El grupo Foro Nacional de Inmigración hizo notar en un comunicado que en abril de 2015, la División de Asilo del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EEUU (USCIS, por sus siglas en inglés)  encontró que entre 1,305 familias mantenidas en centros de detención federal, 88 por ciento tenía un miedo creíble de persecución o tortura, de ser retornados a sus países de origen. De las 1,305 familias, 92 por ciento eran de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Abdollahi informó que en Dallas han detectado a 28 familias que o bien tienen casos pendientes ante una corte de inmigración o recibieron una orden de deportación al perder su caso y no cuentan con representación legal. El activista pidió a abogados del área interesados en tomar casos que contacten al grupo Raices.

DISCRECIÓN
El secretario detalló que en los operativos del pasado fin de semana de Año Nuevo participó cierto número de agentes mujeres y personal médico y que en el curso de las operaciones, en algunos casos ICE utilizó el recurso de discreción por razones de salud o personales.

Desde el verano de 2014 el gobierno ha repatriado a migrantes de América Central, promediando 14 vuelos por semana. La mayoría de los deportados han sido adultos solteros.