Clinton pide ponerle fin a las redadas; propone plan para Centroamericanos que buscan asilo

La precandidata demócrata Hillary Clinton pidió que se ponga fin a las redadas que atemorizan a comunidades y presentó su plan para proteger a las familias centroamericanas que buscan asilo en Estados Unidos.

Los esfuezos para aplicar las leyes de inmigración deben de ser apropiados y humanos, “es por eso que las redadas que se están llevando a cabo en las comunidades inmigrantes deben de parar”, dijo Clinton por medio de un comunicado difundido el lunes por la noche. “Tenemos leyes, y debemos guiarnos por esas leyes, pero no deberíamos permitir que agentes federales armados aparezcan en las casas de las personas, sacando a mujeres y niños de sus camas a media noche. Las redadas han sembrado miedo y división entre las comunidades inmigrantes de todo el país”.

La ex Secretaria de Estado agregó que también hay gente que tiene miedo de ir a trabajar. “Tienen miedo de enviar a sus hijos a la escuela. Tienen miedo de ir al hospital, e incluso de ir la tienda”.

Durante el fin de semana de 2016, el gobierno detuvo a 121 inmigrantes en una redada dirigida en particular a Centroamericanos que ingresaron en el 2014.

“Necesitamos una solución integral y a largo plazo”, agregó Clinton. “Es por eso que estoy presentando propuestas concretas para garantizar que los refugiados centroamericanos, en particular los niños no acompañados, tengan audiencias justas y significativas, y también trabajar para resolver la raíz del problema. Si Estados Unidos toma la iniciativa de organizar una coalición regional para responder a esta crisis, creo que podemos hacer una gran diferencia”.

El plan de Clinton es el siguiente:
-Detener las redadas de inmediato. El uso de redadas por DHS es una táctica que sólo provoca miedo en las comunidades y no es una herramienta productiva de aplicación de la ley.

-Asegurar un abogado para todos los menores no acompañados durante su proceso judicial de inmigración financiado por el gobierno. Los niños no deberían de tener que defenderse en un proceso de deportación sin la ayuda de un abogado.

-Reformar nuestros sistemas de asilo y refugiados de manera más amplia, para que todas las personas que huyen de la persecución tengan una oportunidad plena y justa para contar sus historias. Esto debe incluir un aumento de los recursos para los oficiales de asilo, traductores, y los jueces de inmigración, el fortalecimiento de los sistemas de procesamiento en el país de origen que la Administración puso en marcha en Centro América - para que los individuos pueden solicitar asilo sin tener que intentar un peligroso viaje con los contrabandistas.

-Tomar medidas concisas en contra de las organizaciones criminales - trabajando con socios regionales para fortalecer las condiciones en Centro América e invertir en el desarrollo económico sostenido. El Congreso tiene que hacer su parte para financiar en su totalidad la petición del Presidente para la asistencia a esta región de mil millones de dólares. Debemos apoyar el espíritu empresarial, la infraestructura y la capacitación laboral en la región; contribuir al fortalecimiento de los sistemas judiciales y el Estado de Derecho; y ampliar la educación – en especial para las niñas.

 

 

Los esfuezos para aplicar las leyes de inmigración deben de ser apropiados y humanos, “es por eso que las redadas que se están llevando a cabo en las comunidades inmigrantes deben de parar”, dijo Clinton por medio de un comunicado difundido el lunes por la noche. “Tenemos leyes, y debemos guiarnos por esas leyes, pero no deberíamos permitir que agentes federales armados aparezcan en las casas de las personas, sacando a mujeres y niños de sus camas a media noche. Las redadas han sembrado miedo y división entre las comunidades inmigrantes de todo el país”.

La ex Secretaria de Estado agregó que también hay gente que tiene miedo de ir a trabajar. “Tienen miedo de enviar a sus hijos a la escuela. Tienen miedo de ir al hospital, e incluso de ir la tienda”.

Durante el fin de semana de 2016, el gobierno detuvo a 121 inmigrantes en una redada dirigida en particular a Centroamericanos que ingresaron en el 2014.

“Necesitamos una solución integral y a largo plazo”, agregó Clinton. “Es por eso que estoy presentando propuestas concretas para garantizar que los refugiados centroamericanos, en particular los niños no acompañados, tengan audiencias justas y significativas, y también trabajar para resolver la raíz del problema. Si Estados Unidos toma la iniciativa de organizar una coalición regional para responder a esta crisis, creo que podemos hacer una gran diferencia”.

El plan de Clinton es el siguiente:
-Detener las redadas de inmediato. El uso de redadas por DHS es una táctica que sólo provoca miedo en las comunidades y no es una herramienta productiva de aplicación de la ley.

-Asegurar un abogado para todos los menores no acompañados durante su proceso judicial de inmigración financiado por el gobierno. Los niños no deberían de tener que defenderse en un proceso de deportación sin la ayuda de un abogado.

-Reformar nuestros sistemas de asilo y refugiados de manera más amplia, para que todas las personas que huyen de la persecución tengan una oportunidad plena y justa para contar sus historias. Esto debe incluir un aumento de los recursos para los oficiales de asilo, traductores, y los jueces de inmigración, el fortalecimiento de los sistemas de procesamiento en el país de origen que la Administración puso en marcha en Centro América - para que los individuos pueden solicitar asilo sin tener que intentar un peligroso viaje con los contrabandistas.

-Tomar medidas concisas en contra de las organizaciones criminales - trabajando con socios regionales para fortalecer las condiciones en Centro América e invertir en el desarrollo económico sostenido. El Congreso tiene que hacer su parte para financiar en su totalidad la petición del Presidente para la asistencia a esta región de mil millones de dólares. Debemos apoyar el espíritu empresarial, la infraestructura y la capacitación laboral en la región; contribuir al fortalecimiento de los sistemas judiciales y el Estado de Derecho; y ampliar la educación – en especial para las niñas.