Estudio: Algunos hispanos en EE.UU. evitan denunciar delitos por temor a deportación

WASHINGTON -- Un 44 por ciento de los inmigrantes hispanos en Estados Unidos dejan de denunciar ante la policía los delitos y abusos cometidos contra ellos por miedo a ser deportados, según datos de una encuesta publicados el miércoles.

La empresa Lake Research Partners reveló que esas personas temen que los agentes revisen su situación migratoria o la de sus familiares y tomen medidas para sacarlos del país en vez de atender sus preocupaciones.

De acuerdo con el estudio, ese sentimiento es mayor entre quienes carecen de documentos legales de residencia.

Asimismo, mostró que 43 por ciento de los entrevistados declaró sentirse menos seguro porque la policía colabora con las autoridades de migración.

Lake Research Partners pesquisó a dos mil cuatro personas de los estados de California, Texas, Illinois y Arizona, los cuales concentran la mayor población latina del país norteño.

Los resultados de su investigación se conocen en medio de los debates para reformar las leyes migratorias de Estados Unidos, con al menos 11 millones de extranjeros indocumentados.

El presidente Barack Obama mencionó el tema migratorio entre las prioridades de su segundo mandato e instó al Congreso a aprobar pronto un normativa integral para contentar a sectores como el hispano, la mayor minoría étnica del país y que le concedió un amplio apoyo en las urnas durante la votación de noviembre.

Obama incumplió con una promesa similar hecha durante su primera gestión, cuando fueron deportados más de un millón y medio de extranjeros sin papeles legales y se incrementaron los programas federales que incentivan la discriminación por perfil racial, como el de comunidades seguras.

Cifras oficiales señalan que 409 mil 849 personas fueron enviadas a sus naciones de origen en 2012.

La falta de acción gubernamental en los últimos años también motivó a varios estados para adoptar leyes antiinmigrantes como la SB1070 de Arizona, la cual autoriza a los policías chequear la situación de quienes consideren con estadía ilegal.

FUENTE: Prensa Latina.

La empresa Lake Research Partners reveló que esas personas temen que los agentes revisen su situación migratoria o la de sus familiares y tomen medidas para sacarlos del país en vez de atender sus preocupaciones.

De acuerdo con el estudio, ese sentimiento es mayor entre quienes carecen de documentos legales de residencia.

Asimismo, mostró que 43 por ciento de los entrevistados declaró sentirse menos seguro porque la policía colabora con las autoridades de migración.

Lake Research Partners pesquisó a dos mil cuatro personas de los estados de California, Texas, Illinois y Arizona, los cuales concentran la mayor población latina del país norteño.

Los resultados de su investigación se conocen en medio de los debates para reformar las leyes migratorias de Estados Unidos, con al menos 11 millones de extranjeros indocumentados.

El presidente Barack Obama mencionó el tema migratorio entre las prioridades de su segundo mandato e instó al Congreso a aprobar pronto un normativa integral para contentar a sectores como el hispano, la mayor minoría étnica del país y que le concedió un amplio apoyo en las urnas durante la votación de noviembre.

Obama incumplió con una promesa similar hecha durante su primera gestión, cuando fueron deportados más de un millón y medio de extranjeros sin papeles legales y se incrementaron los programas federales que incentivan la discriminación por perfil racial, como el de comunidades seguras.

Cifras oficiales señalan que 409 mil 849 personas fueron enviadas a sus naciones de origen en 2012.

La falta de acción gubernamental en los últimos años también motivó a varios estados para adoptar leyes antiinmigrantes como la SB1070 de Arizona, la cual autoriza a los policías chequear la situación de quienes consideren con estadía ilegal.

FUENTE: Prensa Latina.