Celebran en Dallas Marcha de la Esperanza en anticipación a la del 1 de mayo

DALLAS -- En medio de un clima de solidaridad y optimismo un modesto grupo de manifestantes marchó el domingo en Dallas partiendo de la Catedral de Guadalupe hacia el edificio del Ayuntamiento de esta ciudad para exigir acción inmediata a las autoridades correspondientes en favor de una Reforma Migratoria amplia.

El gesto tuvo lugar un día después de la ronda de marchas a nivel nacional en pro de la misma causa que reunió a miles en Las Vegas, Nevada y sobresalió por la presencia del líder demócrata del Senado Harry Reid, quien junto al legislador por Illinois Luis Gutiérrez encabezó el mitin, en el que pidió se inicie lo más pronto posible el debate en el Congreso para un cambio a las leyes del sistema de inmigración de los Estados Unidos.

En Dallas, un puñado de líderes comunitarios hicieron eco de las demandas de Reid y sobre todo, le dieron la palabra a varios residentes del área que clamaron por un ajuste al estatus legal de los aproximadamente 12 millones de indocumentados en este país, además de reiterar su pedido de ponerle un alto a las deportaciones.

Las hermanas Linda Robles y Emeli Merino, de 19 y 12 años respectivamente, explicaron cómo se quedaron solas en el área de Carrollton después de que su madre fue deportada tras cometer una violación de tránsito hace aproximadamente 5 meses.

Linda comentó lo difícil que se tornó su vida al ser separada de su madre y ser echada del apartamento donde vivían a falta de dinero para pagar la renta. La jovencita dijo que además de su hermana menor, su mamá regresó a Chihuahua dejando atrás a su hijo más pequeño de apenas 6 meses de nacido.

Emeli, quien cursa el séptimo grado escolar acudió con mucha esperanza a la marcha y espera repetir su presencia para el próximo uno de mayo, aunque no negó que la partida de su mamá le ha provocado cierta distracción en sus estudios.

Las dos hermanas no pudieron contener el llanto al ser entrevistadas por una cámara de televisión y pidieron que no se sigan separando familias en el país, "el presidente Obama prometió que arreglaría la situación (de inmigración) y esperamos que cumpla", afirmó Emeli, quien ahora vive sola con su padre, mientras que su hermana mayor se mudó con su novio a Plano y el más pequeño de la familia fue reunido con su madre en México.

Aproximadamente 200 personas acudieron a la convoctaria popular, misma que fue presidida por José Luis Flores del grupo Alianza por una Reforma Migratoria, quien estuvo flanqueado en el acto por el concejal de Dallas, Steve Salazar, el representante estatal Roberto Alonzo, Polo Gauna de Familia Nuevo León y la activista Mary Domínguez, entre otros, que fervientemente pidieron a los asistentes se mantengan activos en el movimiento y se vuelvan a hacer presentes para la marcha del 1 de mayo.

El abogado Domingo García también acudió al evento y reiteró la invitación para participar en la Megamarcha del próximo mes, que coincide con el Día del Trabajo a nivel mundial.

El gesto tuvo lugar un día después de la ronda de marchas a nivel nacional en pro de la misma causa que reunió a miles en Las Vegas, Nevada y sobresalió por la presencia del líder demócrata del Senado Harry Reid, quien junto al legislador por Illinois Luis Gutiérrez encabezó el mitin, en el que pidió se inicie lo más pronto posible el debate en el Congreso para un cambio a las leyes del sistema de inmigración de los Estados Unidos.

En Dallas, un puñado de líderes comunitarios hicieron eco de las demandas de Reid y sobre todo, le dieron la palabra a varios residentes del área que clamaron por un ajuste al estatus legal de los aproximadamente 12 millones de indocumentados en este país, además de reiterar su pedido de ponerle un alto a las deportaciones.

Las hermanas Linda Robles y Emeli Merino, de 19 y 12 años respectivamente, explicaron cómo se quedaron solas en el área de Carrollton después de que su madre fue deportada tras cometer una violación de tránsito hace aproximadamente 5 meses.

Linda comentó lo difícil que se tornó su vida al ser separada de su madre y ser echada del apartamento donde vivían a falta de dinero para pagar la renta. La jovencita dijo que además de su hermana menor, su mamá regresó a Chihuahua dejando atrás a su hijo más pequeño de apenas 6 meses de nacido.

Emeli, quien cursa el séptimo grado escolar acudió con mucha esperanza a la marcha y espera repetir su presencia para el próximo uno de mayo, aunque no negó que la partida de su mamá le ha provocado cierta distracción en sus estudios.

Las dos hermanas no pudieron contener el llanto al ser entrevistadas por una cámara de televisión y pidieron que no se sigan separando familias en el país, "el presidente Obama prometió que arreglaría la situación (de inmigración) y esperamos que cumpla", afirmó Emeli, quien ahora vive sola con su padre, mientras que su hermana mayor se mudó con su novio a Plano y el más pequeño de la familia fue reunido con su madre en México.

Aproximadamente 200 personas acudieron a la convoctaria popular, misma que fue presidida por José Luis Flores del grupo Alianza por una Reforma Migratoria, quien estuvo flanqueado en el acto por el concejal de Dallas, Steve Salazar, el representante estatal Roberto Alonzo, Polo Gauna de Familia Nuevo León y la activista Mary Domínguez, entre otros, que fervientemente pidieron a los asistentes se mantengan activos en el movimiento y se vuelvan a hacer presentes para la marcha del 1 de mayo.

El abogado Domingo García también acudió al evento y reiteró la invitación para participar en la Megamarcha del próximo mes, que coincide con el Día del Trabajo a nivel mundial.