México enfrenta amenaza de otra tormenta


REDACCIÓN -- En medio de las labores de emergencia para hacerle frente a
l impacto de los huracanes Ingrid y Manuel, que dejaron 97 muertos según las cifras oficiales más reicientes, en el Golfo de México comenzó a formarse un nuevo fenómeno meteorológico.

Es un sistema de baja presión que cruza la península de Yucatán, en el sureste mexicano, y que bordea las costas del Atlántico con rumbo al noreste.

De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en los próximos dos días el fenómeno tiene 70% de probabilidades de convertirse en un ciclón, y si eso ocurre se llamaría Jerry.

Las previsiones indican que atraerá hacia el Golfo los remanentes de humedad que dejó Manuel en la zona del Pacífico, lo que provocará un nuevo alud de lluvias sobre las zonas que ya habían sido afectadas por los fenómenos anteriores.

Pero eso no es lo más grave, sino que la abundancia de agua puede convertirse en torrentes de agua desde las montañas, desbordar presas y ríos, así como causar deslaves en comunidades rurales y carreteras.

Las autoridades reconocen que los próximos días serán "críticos" para México, no sólo por el ciclón que se avecina sino porque la temporada de huracanes aún no termina.

Es un sistema de baja presión que cruza la península de Yucatán, en el sureste mexicano, y que bordea las costas del Atlántico con rumbo al noreste.

De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en los próximos dos días el fenómeno tiene 70% de probabilidades de convertirse en un ciclón, y si eso ocurre se llamaría Jerry.

Las previsiones indican que atraerá hacia el Golfo los remanentes de humedad que dejó Manuel en la zona del Pacífico, lo que provocará un nuevo alud de lluvias sobre las zonas que ya habían sido afectadas por los fenómenos anteriores.

Pero eso no es lo más grave, sino que la abundancia de agua puede convertirse en torrentes de agua desde las montañas, desbordar presas y ríos, así como causar deslaves en comunidades rurales y carreteras.

Las autoridades reconocen que los próximos días serán "críticos" para México, no sólo por el ciclón que se avecina sino porque la temporada de huracanes aún no termina.