Tampico: Sociedad de riesgo

Tampico hermoso

Oh! Puerto tropical

tú eres la dicha

de todo mi país

si por doquiera

de ti me he de acordar

por tu tesoro

al pobre haces feliz
(…)

CONTEXTO:

Tampico, Tamaulipas está ubicado al norte de la República Mexicana, históricamente es el primer puerto de México; es un lugar enmarcado por lagos, lagunas por los ríos Pánuco y Tamesí, los cuales confluyen en la parte Suroeste del Municipio. Otros cuerpos de agua lo constituyen la Laguna del Chairel, Carpinteros y numerosas vegas y esteros.

En lo que respecta al Municipio de Madero éste colinda con el Río Pánuco y el Golfo de México y cuenta con algunas corrientes de agua sin importancia debido al reducido territorio con que cuenta.

El Municipio de Altamira cuenta con recursos hidrográficos constituidos por el río Barberena, ubicado en la parte Norte del Municipio, que sirve como límite entre Aldama y Altamira (nace en la sierra de Tamaulipas en el Municipio de Aldama); además el río Tamesí, que marca los límites con el Estado de Veracruz. Asimismo, cuenta con otros recursos como son los Esteros, El Salado, El Conejo y el del Norte, así como las lagunas del Camalote, Champayán y la Altamira.

El territorio en que se ubica comprende un 25% de cuerpos de agua integrados por el sistema lagunario del río Tamesí. (Atlas de Riesgo de Tampico, Madero, Tamaulipas, 2009:15).

Como vemos, el contexto hidrológico abraza la zona metropolitana, situación que en estos momentos se convierte en un problema grave para los ciudadanos que viven en zonas bajas, aledañas y propensas a inundarse, y socialmente ocasiona daños de diversa índole a la ciudadanía, a los de siempre.

EL RECUENTO DE LOS DAÑOS

En días pasados la ciudadanía se enteró de una tormenta tropical, llamada Ingrid, la que luego se convirtió en huracán, sin embargo a la zona conurbada llegó disminuida, baja en la intensidad de sus vientos, pero cargada de agua, y solo eso bastó para que la tragedia se apostara en Tampico.

En esta zona metropolitana, año con año acechan por estos tiempos las crecidas de los ríos, se echan andar los trabajos de emergencia, El Plan DN-III, protección Civil, comienza con alertas ante la inminente inundación, pero… la pregunta es qué es lo que pasa con las autoridades y organismos facultados para tomar decisiones; qué no se han percatado que esto se suscita en los mismos lugares, con la misma gente, ¿por qué alguna orden de gobierno no establece estrategias para evitar que la ciudadanía (la misma de siempre) se inunde?

En la zona conurbada, algunos de los lugares que en estos momentos se encuentran en desastre por las inundaciones están construidos sobre lagunas que fueron rellenadas y AUTORIZADAS POR EL GOBIERNO EN TURNO; el problema y la dolencia en Tampico, estriba en que esta tragedia, puede ser evitada, o es que ¿acaso conviene más resolver problemáticas que solucionarlas?

La estampa que sobresale en Tampico ante estos eventos catastróficos son dolor, decepción, desolación, la gente, la más vulnerable, llora la pérdida de sus esfuerzos, de sus enseres, de sus animales y de sus casas en general. De un día para otro se han quedado sin nada, no hay quien establezca desde antes programas de protección, que permita a la gente de siempre, a las familias humildes, los más vulnerables, a reducir y llevar al cabo acciones que les ayude a bajar la pobreza.

Se requiere de que las 3 órdenes de gobierno tomen cartas en el asunto y establezcan estrategias que eviten la exclusión y permitan que el riesgo y la exposición ante los embates naturales (inundaciones, enfermedades, etc) o los producidos por el hombre (antrópicos: desempleo, deterioro ambiental), sean calculados, evaluados y debidamente prevenidos.

Tampico enfrenta un problema social, en relación con los riesgos naturales, pues afecta a la ciudadanía, en sus entornos, en su desarrollo, en su calidad de vida, y esto provoca desequilibrio, llevándolos a moverse de sus viviendas, y perder sus espacios, su tranquilidad, sus bienes materiales y de producción.

Las personas muy pobres viven constantemente en la “línea de supervivencia". Los ciudadanos marginados, constantemente están en procesos de desastre (con su diario vivir) por lo que la reacción ante hechos naturales en muchas ocasiones se le da poca importancia, al estar en peligro sus vidas, el hecho de que familias de tres o cuatro integrantes sobrevivan con salarios mínimos , los pone en clara desventaja ante otros sectores de la sociedad, pues las sociedades capitalistas, visualizan más las estructuras sociales competitivas, que la sociedad marginada, desigual. (Millán,Treviño, Square, 2012,)

Beck, 1992: 80-84, indica

La sociedad de riesgo comienza en donde termina la naturaleza (…) ese límite es donde el centro de nuestras preocupaciones pasa de lo que puede hacernos la naturaleza a lo que le hemos hecho a la naturaleza (…) Una paradoja central de la sociedad del riesgo es que esos riesgos internos son generados por los mismos procesos de modernización que intentan controlarlos. La sociedad de riesgo comienza en donde termina la tradición (…).

Debemos pensar entonces, cómo los riesgos, en algunos casos se construyen; porque si bien es cierto que a  los embates de la naturaleza no los podemos detener, sí podemos actuar en los entornos inmediatos, a través de la prevención, y del compromiso de las autoridades en general.


REFERENCIAS CONSULTADAS:

1. Beck, Urich (1996), “Teoría de la sociedad del riesgo”, en Josexto Berián (comp), Las consecuencias perversas de la modernidad. Modernidad, contingencia y riego, Antrophos, Barcelona.

2. Millán Arely, Treviño Fernando, Square Jaime, (2012), Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación,
www.razonypalabra.org.mx consultada 24 de Septiembre de 2012

 

CONTEXTO:

Tampico, Tamaulipas está ubicado al norte de la República Mexicana, históricamente es el primer puerto de México; es un lugar enmarcado por lagos, lagunas por los ríos Pánuco y Tamesí, los cuales confluyen en la parte Suroeste del Municipio. Otros cuerpos de agua lo constituyen la Laguna del Chairel, Carpinteros y numerosas vegas y esteros.

En lo que respecta al Municipio de Madero éste colinda con el Río Pánuco y el Golfo de México y cuenta con algunas corrientes de agua sin importancia debido al reducido territorio con que cuenta.

El Municipio de Altamira cuenta con recursos hidrográficos constituidos por el río Barberena, ubicado en la parte Norte del Municipio, que sirve como límite entre Aldama y Altamira (nace en la sierra de Tamaulipas en el Municipio de Aldama); además el río Tamesí, que marca los límites con el Estado de Veracruz. Asimismo, cuenta con otros recursos como son los Esteros, El Salado, El Conejo y el del Norte, así como las lagunas del Camalote, Champayán y la Altamira.

El territorio en que se ubica comprende un 25% de cuerpos de agua integrados por el sistema lagunario del río Tamesí. (Atlas de Riesgo de Tampico, Madero, Tamaulipas, 2009:15).

Como vemos, el contexto hidrológico abraza la zona metropolitana, situación que en estos momentos se convierte en un problema grave para los ciudadanos que viven en zonas bajas, aledañas y propensas a inundarse, y socialmente ocasiona daños de diversa índole a la ciudadanía, a los de siempre.

EL RECUENTO DE LOS DAÑOS

En días pasados la ciudadanía se enteró de una tormenta tropical, llamada Ingrid, la que luego se convirtió en huracán, sin embargo a la zona conurbada llegó disminuida, baja en la intensidad de sus vientos, pero cargada de agua, y solo eso bastó para que la tragedia se apostara en Tampico.

En esta zona metropolitana, año con año acechan por estos tiempos las crecidas de los ríos, se echan andar los trabajos de emergencia, El Plan DN-III, protección Civil, comienza con alertas ante la inminente inundación, pero… la pregunta es qué es lo que pasa con las autoridades y organismos facultados para tomar decisiones; qué no se han percatado que esto se suscita en los mismos lugares, con la misma gente, ¿por qué alguna orden de gobierno no establece estrategias para evitar que la ciudadanía (la misma de siempre) se inunde?

En la zona conurbada, algunos de los lugares que en estos momentos se encuentran en desastre por las inundaciones están construidos sobre lagunas que fueron rellenadas y AUTORIZADAS POR EL GOBIERNO EN TURNO; el problema y la dolencia en Tampico, estriba en que esta tragedia, puede ser evitada, o es que ¿acaso conviene más resolver problemáticas que solucionarlas?

La estampa que sobresale en Tampico ante estos eventos catastróficos son dolor, decepción, desolación, la gente, la más vulnerable, llora la pérdida de sus esfuerzos, de sus enseres, de sus animales y de sus casas en general. De un día para otro se han quedado sin nada, no hay quien establezca desde antes programas de protección, que permita a la gente de siempre, a las familias humildes, los más vulnerables, a reducir y llevar al cabo acciones que les ayude a bajar la pobreza.

Se requiere de que las 3 órdenes de gobierno tomen cartas en el asunto y establezcan estrategias que eviten la exclusión y permitan que el riesgo y la exposición ante los embates naturales (inundaciones, enfermedades, etc) o los producidos por el hombre (antrópicos: desempleo, deterioro ambiental), sean calculados, evaluados y debidamente prevenidos.

Tampico enfrenta un problema social, en relación con los riesgos naturales, pues afecta a la ciudadanía, en sus entornos, en su desarrollo, en su calidad de vida, y esto provoca desequilibrio, llevándolos a moverse de sus viviendas, y perder sus espacios, su tranquilidad, sus bienes materiales y de producción.

Las personas muy pobres viven constantemente en la “línea de supervivencia". Los ciudadanos marginados, constantemente están en procesos de desastre (con su diario vivir) por lo que la reacción ante hechos naturales en muchas ocasiones se le da poca importancia, al estar en peligro sus vidas, el hecho de que familias de tres o cuatro integrantes sobrevivan con salarios mínimos , los pone en clara desventaja ante otros sectores de la sociedad, pues las sociedades capitalistas, visualizan más las estructuras sociales competitivas, que la sociedad marginada, desigual. (Millán,Treviño, Square, 2012,)

Beck, 1992: 80-84, indica

La sociedad de riesgo comienza en donde termina la naturaleza (…) ese límite es donde el centro de nuestras preocupaciones pasa de lo que puede hacernos la naturaleza a lo que le hemos hecho a la naturaleza (…) Una paradoja central de la sociedad del riesgo es que esos riesgos internos son generados por los mismos procesos de modernización que intentan controlarlos. La sociedad de riesgo comienza en donde termina la tradición (…).

Debemos pensar entonces, cómo los riesgos, en algunos casos se construyen; porque si bien es cierto que a  los embates de la naturaleza no los podemos detener, sí podemos actuar en los entornos inmediatos, a través de la prevención, y del compromiso de las autoridades en general.


REFERENCIAS CONSULTADAS:

1. Beck, Urich (1996), “Teoría de la sociedad del riesgo”, en Josexto Berián (comp), Las consecuencias perversas de la modernidad. Modernidad, contingencia y riego, Antrophos, Barcelona.

2. Millán Arely, Treviño Fernando, Square Jaime, (2012), Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación,
www.razonypalabra.org.mx consultada 24 de Septiembre de 2012