Algunos consejos para celebrar un Día de Acción de Gracias más saludable

DALLAS -- “Mi familia siempre dijo: ‘basta de comer así’”, recuerda Tonami Jones (57), pero no fue hasta que se enfermó gravemente en abril de 2019 que la autoproclamada “adicta a los dulces” tomó seriamente su consejo.

La imagen de este artículo es una cortesía de Pixabay

“De repente me mareé y mi hermana llamó a la ambulancia y me llevaron al hospital de Parkland”, expresó Jones. “Me dijeron que me habían subido los niveles de azúcar en sangre y que tenía diabetes tipo 2”.

Dos días después, la residente de Dallas recibió el alta del hospital y se fue con medicamentos para la diabetes, información sobre cómo inscribirse en una clase de educación sobre diabetes y una nueva actitud sobre su salud.

Jones tiene sólidos antecedentes familiares de diabetes. Sus abuelos, sus hermanas y su hermano fueron diagnosticados con diabetes tipo 2, pero en vez de prestarle atención a sus advertencias, durante la mayor parte de su vida Jones ha sucumbido a su compulsión de toda la vida por las tortas, las golosinas, las gaseosas y otros dulces.

Una vez por semana, Jones visita las tiendas del mercado de DeSoto Farmer’s Market en busca de repollo, guisantes, tomates, pepinos y otras verduras. Aprendió a reducir el consumo de panes, almidones y carne, y a agregar a su plato porciones de vegetales adicionales y cuidar el tamaño de la porción.

Desde que le diagnosticaron diabetes, Jones también comenzó a caminar todos los días y ha bajado alrededor de 20 libras. Además, bajó su nivel de A1c (azúcar en sangre) de 11.2 % a 5.9 %.

“Ahora me siento mejor, intento caminar de 15 a 20 minutos por día y lo próximo en mi agenda es aumentar el tiempo de caminata y adelgazar más”.

Con el Día de Acción de Gracias cada vez más cerca, Jones y su hermana, que también tiene diabetes tipo 2, planean una comida tradicional familiar que sea apta para diabéticos. “Muchas verduras verdes, pavo, jamón, quizás una pequeña porción de aderezo o macarrones con queso.

"Me permitiré una pequeña porción de postre, pero no voy a excederme. En lugar de una porción grande de torta, solo comeré un bocado. No quiero retroceder”, expresó.

La dietista registrada de Parkland, Sharon Cox, quien conduce la clase de nutrición para diabéticos a la que asiste Jones, indicó que las comidas familiares para el Día de Acción de Gracias para aquellas personas que tienen diabetes pueden seguir siendo deliciosas, pero necesitan un poco de planificación. “No tiene que privarse, pero debe tener en cuenta los carbohidratos y controlar el nivel de azúcar en sangre”, manifestó.

Ya sea que usted tenga diabetes o invite a amigos o familiares con diabetes, Cox ofrece estos consejos para un Día de Acción de Gracias saludable que todos puedan disfrutar:

• Comience el día con el desayuno; evite saltarse una comida para guardar lugar para la cena festiva.
• Beba más agua para mantenerse hidratado. Evite las bebidas azucaradas.
• Coma verduras crudas con humus o salsa baja en grasa antes de la comida en vez de aperitivos altos en grasas y calorías.
• Mire toda la comida que hay en la mesa antes de comenzar a servirse.
• Llene la mitad del plato con verduras de hoja verde, coles de bruselas, brócoli o judías verdes. Comience con las verduras para ayudar a controlar su apetito.
• Evite las verduras con cremas, salsas y mantequilla para evitar la ingesta de calorías de grasa.
• Elija comer carne de ave en lugar de carne oscura para consumir menos grasa.
• Haga una salsa sin grasa; quite la grasa de la parte superior después de que el caldo se haya enfriado para reducir el contenido graso, pero mantener el sabor.
• Si planea comer un postre, omita los panecillos de la cena, el pan de maíz y otros alimentos con almidón para controlar el consumo de carbohidratos.
• Haga la salsa de arándanos con arándanos frescos para evitar el agregado de azúcar en la salsa enlatada.
• Limite el consumo de alcohol para evitar caídas en los niveles de azúcar en sangre y aumento de peso. Coma antes de beber alcohol
• Coma despacio, hable con familiares y amigos entre bocados de comida, baje el tenedor y tómese un tiempo para disfrutar de la comida y la compañía.

Este Día de Acción de Gracias, Jones dijo que contará las calorías y los carbohidratos, pero, sobre todo, agradecerá lo que tiene. “Estoy agradecida por haber aprendido cómo cuidarme mejor y tener una oportunidad para llevar una vida más saludable”, expresó.

“De repente me mareé y mi hermana llamó a la ambulancia y me llevaron al hospital de Parkland”, expresó Jones. “Me dijeron que me habían subido los niveles de azúcar en sangre y que tenía diabetes tipo 2”.

Dos días después, la residente de Dallas recibió el alta del hospital y se fue con medicamentos para la diabetes, información sobre cómo inscribirse en una clase de educación sobre diabetes y una nueva actitud sobre su salud.

Jones tiene sólidos antecedentes familiares de diabetes. Sus abuelos, sus hermanas y su hermano fueron diagnosticados con diabetes tipo 2, pero en vez de prestarle atención a sus advertencias, durante la mayor parte de su vida Jones ha sucumbido a su compulsión de toda la vida por las tortas, las golosinas, las gaseosas y otros dulces.

Una vez por semana, Jones visita las tiendas del mercado de DeSoto Farmer’s Market en busca de repollo, guisantes, tomates, pepinos y otras verduras. Aprendió a reducir el consumo de panes, almidones y carne, y a agregar a su plato porciones de vegetales adicionales y cuidar el tamaño de la porción.

Desde que le diagnosticaron diabetes, Jones también comenzó a caminar todos los días y ha bajado alrededor de 20 libras. Además, bajó su nivel de A1c (azúcar en sangre) de 11.2 % a 5.9 %.

“Ahora me siento mejor, intento caminar de 15 a 20 minutos por día y lo próximo en mi agenda es aumentar el tiempo de caminata y adelgazar más”.

Con el Día de Acción de Gracias cada vez más cerca, Jones y su hermana, que también tiene diabetes tipo 2, planean una comida tradicional familiar que sea apta para diabéticos. “Muchas verduras verdes, pavo, jamón, quizás una pequeña porción de aderezo o macarrones con queso.

"Me permitiré una pequeña porción de postre, pero no voy a excederme. En lugar de una porción grande de torta, solo comeré un bocado. No quiero retroceder”, expresó.

La dietista registrada de Parkland, Sharon Cox, quien conduce la clase de nutrición para diabéticos a la que asiste Jones, indicó que las comidas familiares para el Día de Acción de Gracias para aquellas personas que tienen diabetes pueden seguir siendo deliciosas, pero necesitan un poco de planificación. “No tiene que privarse, pero debe tener en cuenta los carbohidratos y controlar el nivel de azúcar en sangre”, manifestó.

Ya sea que usted tenga diabetes o invite a amigos o familiares con diabetes, Cox ofrece estos consejos para un Día de Acción de Gracias saludable que todos puedan disfrutar:

• Comience el día con el desayuno; evite saltarse una comida para guardar lugar para la cena festiva.
• Beba más agua para mantenerse hidratado. Evite las bebidas azucaradas.
• Coma verduras crudas con humus o salsa baja en grasa antes de la comida en vez de aperitivos altos en grasas y calorías.
• Mire toda la comida que hay en la mesa antes de comenzar a servirse.
• Llene la mitad del plato con verduras de hoja verde, coles de bruselas, brócoli o judías verdes. Comience con las verduras para ayudar a controlar su apetito.
• Evite las verduras con cremas, salsas y mantequilla para evitar la ingesta de calorías de grasa.
• Elija comer carne de ave en lugar de carne oscura para consumir menos grasa.
• Haga una salsa sin grasa; quite la grasa de la parte superior después de que el caldo se haya enfriado para reducir el contenido graso, pero mantener el sabor.
• Si planea comer un postre, omita los panecillos de la cena, el pan de maíz y otros alimentos con almidón para controlar el consumo de carbohidratos.
• Haga la salsa de arándanos con arándanos frescos para evitar el agregado de azúcar en la salsa enlatada.
• Limite el consumo de alcohol para evitar caídas en los niveles de azúcar en sangre y aumento de peso. Coma antes de beber alcohol
• Coma despacio, hable con familiares y amigos entre bocados de comida, baje el tenedor y tómese un tiempo para disfrutar de la comida y la compañía.

Este Día de Acción de Gracias, Jones dijo que contará las calorías y los carbohidratos, pero, sobre todo, agradecerá lo que tiene. “Estoy agradecida por haber aprendido cómo cuidarme mejor y tener una oportunidad para llevar una vida más saludable”, expresó.