Dallas City Hall

El vino rojo sin alcohol -que ya existe- podría ayudar a bajar la presión sanguínea

Aunque es de sobra conocido el aparente beneficio para la salud cardiaca que aporta el consumo moderado del vino rojo: los estudios científicos lo avalan e incluso algunos médicos lo recomiendan, una (relativamente) poco conocida característica de la bebida podría generar incluso un posible mayor beneficio.

Dallas ISD

Un estudio publicado en Circulation Research sugiere que el vino rojo sin alcohol podría ser mejor para bajar la presión sanguínea que el vino rojo regular. Los poderosos antioxidantes en el vino rojo llamado polifenoles podrían ser más efectivos cuando no hay alcohol que interfiera con ellos, apunta una investigadora de Harvard cuyo blog nos llevó al enlace de la investigación que enlazamos aquí.

De acuerdo al sitio lo-mejor.com, un vino sin alcohol es elaborado de la misma manera que los vinos alcohólicos, "con la excepción de que estos pasan por un proceso de filtrado y destilación que permite separar el etanol y disminuir al mínimo el porcentaje de alcohol en la bebida previo al embotellamiento". (La lógica simple nos hace recordar el procedimiento de la "descafeinización" del café, que también no es 100 por ciento total).

"Es un estudio muy interesante con hallazgos provocativos", dijo en el 2012 el doctor Deepak Bhatt, cardiólogo y maestro de Harvard acerca de la publicación de Circulation Research. "Me gustaría creer los resultados", dijo el galeno. Es un estudio pequeño con una duración limitada de seguimiento y los hallazgos necesitan ser confirmados en estudios más grandes para seguir a los pacientes por periodos de tiempo más largo, agregó en su comentario.

Por otro lado, algo que no podemos olvidar, y que es verdaderamente cierto acerca del vino rojo es que su consumo excesivo puede elevar la presión sanguínea y aumentar los riesgos de cáncer, enfermedad en el hígado y accidentes automovilísticos si se conduce después de beber, afirmaba al final de su blog nuestra fuente principal del departamento de Salud de Harvard.

La Clínica Mayo en un artículo en español pone las cosas muy claras respecto al vino tradicional: "Los médicos no recomiendan que empieces a beber alcohol para obtener beneficios cardíacos, especialmente si tienes antecedentes familiares de adicción al alcohol. Demasiado alcohol puede tener muchos efectos dañinos en tu cuerpo. Pero si ya disfrutas de una copa de vino tinto con tu cena, beberla con moderación parece ayudar a tu corazón".

Dallas ISD

Un estudio publicado en Circulation Research sugiere que el vino rojo sin alcohol podría ser mejor para bajar la presión sanguínea que el vino rojo regular. Los poderosos antioxidantes en el vino rojo llamado polifenoles podrían ser más efectivos cuando no hay alcohol que interfiera con ellos, apunta una investigadora de Harvard cuyo blog nos llevó al enlace de la investigación que enlazamos aquí.

De acuerdo al sitio lo-mejor.com, un vino sin alcohol es elaborado de la misma manera que los vinos alcohólicos, "con la excepción de que estos pasan por un proceso de filtrado y destilación que permite separar el etanol y disminuir al mínimo el porcentaje de alcohol en la bebida previo al embotellamiento". (La lógica simple nos hace recordar el procedimiento de la "descafeinización" del café, que también no es 100 por ciento total).

"Es un estudio muy interesante con hallazgos provocativos", dijo en el 2012 el doctor Deepak Bhatt, cardiólogo y maestro de Harvard acerca de la publicación de Circulation Research. "Me gustaría creer los resultados", dijo el galeno. Es un estudio pequeño con una duración limitada de seguimiento y los hallazgos necesitan ser confirmados en estudios más grandes para seguir a los pacientes por periodos de tiempo más largo, agregó en su comentario.

Por otro lado, algo que no podemos olvidar, y que es verdaderamente cierto acerca del vino rojo es que su consumo excesivo puede elevar la presión sanguínea y aumentar los riesgos de cáncer, enfermedad en el hígado y accidentes automovilísticos si se conduce después de beber, afirmaba al final de su blog nuestra fuente principal del departamento de Salud de Harvard.

La Clínica Mayo en un artículo en español pone las cosas muy claras respecto al vino tradicional: "Los médicos no recomiendan que empieces a beber alcohol para obtener beneficios cardíacos, especialmente si tienes antecedentes familiares de adicción al alcohol. Demasiado alcohol puede tener muchos efectos dañinos en tu cuerpo. Pero si ya disfrutas de una copa de vino tinto con tu cena, beberla con moderación parece ayudar a tu corazón".