Todos Santos, en Baja California Sur, es una joya escondida entre Cabo y La Paz

Quienes lo han visitado lo declaran un paraíso para artistas, artesanos, surfistas y viajeros que buscan aventura, belleza natural y un estilo de vida saludable. Todos Santos es un pueblo mágico (construido alrededor de un oasis en el desierto de Baja California Sur) que se encuentra entre las ciudades de Cabo San Lucas, al sur, y La Paz, al noreste. Rico en historia, tradiciones y una cálida hospitalidad, cuenta con excelentes restaurantes, boutiques y galerías de renombre, Todos Santos es una visita obligada este verano, según la recomendación de especialistas.

Del huerto a la mesa
Ubicado en una de las regiones más diversas del mapa mexicano, Todo Santos ofrece una gastronomía rica y variada, con especial énfasis en los mariscos y siendo la modalidad "del huerto a la mesa" parte importante de su escena culinaria al ofrecer productos orgánicos. La recomendación es no dejar pasar la oportunidad de deleitarse con los pescados y langostas capturados en el Océano Pacífico y el Mar de Cortés.

La endémica "almeja chocolate", conocida por su color marrón intenso, es otro de los platillos principales de la zona que se prepara en las más diversas recetas. Este manjar centenario era uno de los favoritos de los Guaycura, los indígenas que alguna vez habitaron la zona. 

Guaycura Boutique Hotel Beach Club & Spa, ubicado justo en el corazón de la ciudad, a solo tres cuadras de la plaza principal, se encuentra en un edificio de ladrillo que data del siglo XIX, reconocido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México como una estructura histórica y artística. La propiedad ofrece 14 cómodas y espaciosas habitaciones que cuentan con decoración mexicana y amenidades de clase mundial. Las características del hotel lo convierten en parte clave de la experiencia de Todos Santos, aunado a estas atracciones altamente recomendadas:

Escena Artística
Todos Santos, famoso por su dramática luz natural y su sentimiento bohemio, es un pequeño enclave abrazado por las aguas que lo rodean que se ha logrado posicionar como uno de los lugares favoritos por los artistas. Un aparente espejismo en medio del desierto mexicano, la pequeña ciudad alberga casi 30 galerías de arte que están abiertas a los visitantes durante todo el año, con atractivos recorridos que se realizan en marzo y durante una semana completa de febrero, se lleva a cabo el festival anual de artes. “La Boutique”, la tienda en del Hotel Guaycara, así como las paredes del hotel mismo, exhibe productos artesanales mexicanos de diferentes regiones, junto con una colección única de ropa, recuerdos y artículos personalizados de artistas y artesanos locales. A lo largo de los años, los huéspedes de la propiedad y los visitantes han podido apreciar los caligramas, las pinturas de arte contemporáneo, las esculturas y el arte en vidrio de Oscar Arturo, Jill Casty, Martha Cristel, Francisco Escobar, Mario Flores, Enrique Gamboa, Nanette Hayles, Jill Logan, Eduardo Pizarro, Elisa Salas, Francisco Soriana, Oscar Soto, Catarino Zárate, entre otros.

Playa Los Cerritos
Todos Santos tiene hermosas playas como San Pedrito, La Cachora y Las Palmas, pero la más conocida es Playa Cerritos gracias a sus olas ideales para surfear. Las playas de Todos Santos se encuentran frente a mar abierto, pero esta última es considerada como una de las playas más seguras de la región. Los huéspedes de Guaycara pueden caminar por los senderos o andar en bicicleta o vehículo todo terreno desde el resort hasta la playa donde se ofrecen actividades como surf, kayak, remo o caminatas por el paisaje de montañas rocosas. Incluso pueden ir de campamento, practicar yoga o disfrutar de un tratamiento de spa con vistas al mar. Las ballenas se pueden observar en alta mar desde la playa de Los Cerritos durante el periodo de diciembre a abril.

Misión de Nuestra Señora del Pilar
Como en todos los pueblos de México, las iglesias siempre serán una parada obligatoria dentro del itinerario a visitar. En Todos Santos, se encuentra la "Misión de Todos Santos de Nuestra Señora del Pilar" que es una de las más espectaculares, no sólo por su arquitectura sino también por la historia que le precede. Construida en 1733, es un conjunto arquitectónico compuesto por una iglesia antigua y una moderna. Este lugar fue refugio de misioneros cuando huían de los “indios pericues”, y aunque es una construcción sencilla, es uno de los puntos turísticos más importantes de Todos Santos.

Plaza de Armas
La Plaza de Armas, es el punto central de encuentro en Todos Santos. Es una explanada rectangular rodeada de palmeras, cocoteros y demás vegetación que contrasta con las edificaciones representativas de este pueblo colonial. En el centro de la plaza se aprecia un quiosco circular, una fuente y centros culturales como el Teatro General y el Cine Manuel Márquez de León.

Caminata en un Oasis
Todos Santos se encuentra en un oasis costero natural, lo que le da al destino un terreno verde y exuberante que complementa perfectamente su oferta de desierto y playa. Para esta caminata, se sugiere caminar desde el centro de la ciudad hasta la calle Guaycura y los caminos de terracería del oasis y la playa, o puede caminar cuesta abajo desde el Restaurante El Mirador para acceder al oasis. Compuesto en gran parte por agua dulce que se canaliza desde la cordillera de la Sierra de La Laguna, el área de 10 kilómetros cuadrados es una visita obligada para los observadores de aves, amantes de la naturaleza y de las actividades al aire libre; aquí se pueden ver más de 100 de las especies de aves que se encuentran en Baja California.

Del huerto a la mesa
Ubicado en una de las regiones más diversas del mapa mexicano, Todo Santos ofrece una gastronomía rica y variada, con especial énfasis en los mariscos y siendo la modalidad "del huerto a la mesa" parte importante de su escena culinaria al ofrecer productos orgánicos. La recomendación es no dejar pasar la oportunidad de deleitarse con los pescados y langostas capturados en el Océano Pacífico y el Mar de Cortés.

La endémica "almeja chocolate", conocida por su color marrón intenso, es otro de los platillos principales de la zona que se prepara en las más diversas recetas. Este manjar centenario era uno de los favoritos de los Guaycura, los indígenas que alguna vez habitaron la zona. 

Guaycura Boutique Hotel Beach Club & Spa, ubicado justo en el corazón de la ciudad, a solo tres cuadras de la plaza principal, se encuentra en un edificio de ladrillo que data del siglo XIX, reconocido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México como una estructura histórica y artística. La propiedad ofrece 14 cómodas y espaciosas habitaciones que cuentan con decoración mexicana y amenidades de clase mundial. Las características del hotel lo convierten en parte clave de la experiencia de Todos Santos, aunado a estas atracciones altamente recomendadas:

Escena Artística
Todos Santos, famoso por su dramática luz natural y su sentimiento bohemio, es un pequeño enclave abrazado por las aguas que lo rodean que se ha logrado posicionar como uno de los lugares favoritos por los artistas. Un aparente espejismo en medio del desierto mexicano, la pequeña ciudad alberga casi 30 galerías de arte que están abiertas a los visitantes durante todo el año, con atractivos recorridos que se realizan en marzo y durante una semana completa de febrero, se lleva a cabo el festival anual de artes. “La Boutique”, la tienda en del Hotel Guaycara, así como las paredes del hotel mismo, exhibe productos artesanales mexicanos de diferentes regiones, junto con una colección única de ropa, recuerdos y artículos personalizados de artistas y artesanos locales. A lo largo de los años, los huéspedes de la propiedad y los visitantes han podido apreciar los caligramas, las pinturas de arte contemporáneo, las esculturas y el arte en vidrio de Oscar Arturo, Jill Casty, Martha Cristel, Francisco Escobar, Mario Flores, Enrique Gamboa, Nanette Hayles, Jill Logan, Eduardo Pizarro, Elisa Salas, Francisco Soriana, Oscar Soto, Catarino Zárate, entre otros.

Playa Los Cerritos
Todos Santos tiene hermosas playas como San Pedrito, La Cachora y Las Palmas, pero la más conocida es Playa Cerritos gracias a sus olas ideales para surfear. Las playas de Todos Santos se encuentran frente a mar abierto, pero esta última es considerada como una de las playas más seguras de la región. Los huéspedes de Guaycara pueden caminar por los senderos o andar en bicicleta o vehículo todo terreno desde el resort hasta la playa donde se ofrecen actividades como surf, kayak, remo o caminatas por el paisaje de montañas rocosas. Incluso pueden ir de campamento, practicar yoga o disfrutar de un tratamiento de spa con vistas al mar. Las ballenas se pueden observar en alta mar desde la playa de Los Cerritos durante el periodo de diciembre a abril.

Misión de Nuestra Señora del Pilar
Como en todos los pueblos de México, las iglesias siempre serán una parada obligatoria dentro del itinerario a visitar. En Todos Santos, se encuentra la "Misión de Todos Santos de Nuestra Señora del Pilar" que es una de las más espectaculares, no sólo por su arquitectura sino también por la historia que le precede. Construida en 1733, es un conjunto arquitectónico compuesto por una iglesia antigua y una moderna. Este lugar fue refugio de misioneros cuando huían de los “indios pericues”, y aunque es una construcción sencilla, es uno de los puntos turísticos más importantes de Todos Santos.

Plaza de Armas
La Plaza de Armas, es el punto central de encuentro en Todos Santos. Es una explanada rectangular rodeada de palmeras, cocoteros y demás vegetación que contrasta con las edificaciones representativas de este pueblo colonial. En el centro de la plaza se aprecia un quiosco circular, una fuente y centros culturales como el Teatro General y el Cine Manuel Márquez de León.

Caminata en un Oasis
Todos Santos se encuentra en un oasis costero natural, lo que le da al destino un terreno verde y exuberante que complementa perfectamente su oferta de desierto y playa. Para esta caminata, se sugiere caminar desde el centro de la ciudad hasta la calle Guaycura y los caminos de terracería del oasis y la playa, o puede caminar cuesta abajo desde el Restaurante El Mirador para acceder al oasis. Compuesto en gran parte por agua dulce que se canaliza desde la cordillera de la Sierra de La Laguna, el área de 10 kilómetros cuadrados es una visita obligada para los observadores de aves, amantes de la naturaleza y de las actividades al aire libre; aquí se pueden ver más de 100 de las especies de aves que se encuentran en Baja California.