Padre e hijo, de Dallas a Los Angeles para un trasplante de corazón

DALLAS -- La familia de Irvin Aguilar se tuvo que separar después de un repentino diagnóstico que envió al pequeño junto a su padre fuera de la ciudad para buscar tratamiento y un trasplante de corazón el cual de acuerdo a los médicos, es urgente.

Mary Amaya, una madre de un excompañero de clases de Irvin, publicó en Facebook que el pequeño de 8 años fue inmediatamente ingresado a la unidad de cuidados intensivos en el hospital Ronald Reagan tras su llegada a Los Angeles.

Su padre necesita cuidar de él las 24 horas del día y la familia, mediante la colaboración de una de las exmaestras de Irvin, Alma Ramírez,  abrió una página en GoFundMe para reunir fondos que los ayuden con los gastos médicos y de alimentación.

"Nos dimos cuenta hace como 15 días, el tiempo que pasó en el hospital en Dallas", dijo el miércoles a HOY Dallas el señor Mario Aguilar desde el hospital Reagan en L.A. 

"Unos cuatro días (de su hospitalización) antes fui por él a la escuela, se le veían sus labios moraditos y cansado", añadió Aguilar.

"Estoy viviendo en el hospital", informó Aguilar, quien residía y trabajaba en Dallas desde hace más de un año.

Irvin celebró su cumpleaños el pasado 23 de septiembre. "El come y todo, el problema es que no le fluye bien la sangre. Siente calor y aunque esté helado (el clima) el siente calor por dentro", detalló el padre del niño.

Una hermana mayor y la madre de Irvin se quedaron en Dallas, en espera de planear su traslado a California, ya que el niño deberá seguir en monitoreo y tratamiento después del ansiado trasplante que esperan ocurra lo más pronto posible.

Mary Amaya, una madre de un excompañero de clases de Irvin, publicó en Facebook que el pequeño de 8 años fue inmediatamente ingresado a la unidad de cuidados intensivos en el hospital Ronald Reagan tras su llegada a Los Angeles.

Su padre necesita cuidar de él las 24 horas del día y la familia, mediante la colaboración de una de las exmaestras de Irvin, Alma Ramírez,  abrió una página en GoFundMe para reunir fondos que los ayuden con los gastos médicos y de alimentación.

"Nos dimos cuenta hace como 15 días, el tiempo que pasó en el hospital en Dallas", dijo el miércoles a HOY Dallas el señor Mario Aguilar desde el hospital Reagan en L.A. 

"Unos cuatro días (de su hospitalización) antes fui por él a la escuela, se le veían sus labios moraditos y cansado", añadió Aguilar.

"Estoy viviendo en el hospital", informó Aguilar, quien residía y trabajaba en Dallas desde hace más de un año.

Irvin celebró su cumpleaños el pasado 23 de septiembre. "El come y todo, el problema es que no le fluye bien la sangre. Siente calor y aunque esté helado (el clima) el siente calor por dentro", detalló el padre del niño.

Una hermana mayor y la madre de Irvin se quedaron en Dallas, en espera de planear su traslado a California, ya que el niño deberá seguir en monitoreo y tratamiento después del ansiado trasplante que esperan ocurra lo más pronto posible.