Oriunda de Dallas: Sha'carri Richardson, campeona mundial de 100 metros

Sha'carri Richardson, oriunda de Dallas, es una atleta egresada de la preparatoria Carter del Dallas ISD, quien recientemente se convirtió en la "mujer más veloz del mundo" -y al mismo tiempo es recordada como una gran estudiante.

Richardson mide 5,1 pies (1.55cm) nació el 25 de marzo del año 2000, tiene 23 años. El 21 de agosto se alzó con la medalla de oro en la categoría de los 100 metros planos en el Campeonato Mundial de Atletismo en Hungría, Budapest, imponiéndose a las grandes atletas jamaiquinas Shericka Jackson y Shelly-Ann Fraser-Pryce con un tiempo récord de 10.65 segundos.

Tras concluir su preparatoria en el área de Dallas, fue admitida en la prestigiosa Louisiana State University, cuna de grandes talentos deportivos colegiales, como Shaquille O'Neal, entre otros. En su primer año en LSU, Richardson saltó a la fama al superar la marca colegial en el campeonato de I División de la NCAA, cronometrando 10.75 segundo en su especialidad de 100 metros planos. Tenía 19 años cuando logró esa hazaña, convirtiéndose en una de las diez mujeres más rápidas en la historia de la disciplina. No tardó mucho en dar por concluida su carrera colegial para declararse profesional, elegir a un agente y aceptar el patrocinio de la marca Nike.

En la preparatoria Carter, una de sus maestras la recordó con cariño y admiración poco después de su triunfo en Hungría, resaltando no sólo su capacidad atlética, sino también su inteligencia.

De'Anna Watson le dijo a WFAA-TV que era "brillante", como estudiante en el aula. "Se hizo conocida ella misma. Hablaba en las clases. Tenía altos puntajes, y simplemente estaba enfocada", recordó la profesora de Inglés, que además fue entrenadora de Richardson en la pista de atletismo.

RELEVOS. Además del oro en los 100 metros, en el penúltimo día de los campeonatos, se coronó con el equipo de Estados Unidos en la competencia de relevos de 4x100 con una marca récord de 41.03 segundos.

SUSPENSIÓN. Richardson se clasificó para los Juegos Olímpicos de Verano de 2020 con un tiempo de 10,86 segundos en los 100 metros. No obstante, una muestra de orina que presentó dio positivo en metabolitos de THC, lo que indicó un consumo reciente de marihuana y puso en duda su participación en los Juegos Olímpicos. Después de completar con éxito un programa de asesoramiento, aceptó una suspensión de un mes por parte de la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos (USADA) que comenzó el 28 de junio de 2021. Si bien Richardson no era elegible para los 100 metros olímpicos debido a que la suspensión finalizó el 27 de julio de 2021, podría haber sido seleccionada para el relevo femenino 4 × 100 programado para el 5 de agosto de 2021. Sin embargo, no fue llamada, por lo que se perdió los Juegos Olímpicos por completo.

Richardson declaró que tomó el medicamento para enfrentar la presión de clasificarse para los Olímpicos mientras lidiaba con la reciente muerte de su madre biológica.

De acuerdo a Wikipedia, su suspensión fue criticada por muchas personas y organizaciones a favor de la liberalización de las políticas de cannabis, incluidos NORML, miembros del Congressional Cannabis Caucus y otros miembros del Congreso. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también sugirió que se podrían cambiar las normas sobre pruebas antidopaje que rigen a los atletas. USADA respondió a las críticas señalando que, como signatario del Código Mundial Antidopaje, tiene la obligación de hacerlo cumplir en Estados Unidos. Además, afirmaron que cambiar esas reglas podría ser problemático, ya que la gran mayoría de los estados nacionales del mundo consideran el consumo de marihuana como un delito penal. En respuesta a la controversia, en septiembre de 2021, la Agencia Mundial Antidopaje anunció que llevaría a cabo una revisión sobre el estatus de prohibición del cannabis. El cannabis sigue siendo una droga prohibida para los atletas olímpicos desde 1999, aunque en 2013 la Agencia Mundial Antidopaje aumentó el nivel permitido del metabolito THC de 15 ng/ml a 150 ng/ml.

Richardson mide 5,1 pies (1.55cm) nació el 25 de marzo del año 2000, tiene 23 años. El 21 de agosto se alzó con la medalla de oro en la categoría de los 100 metros planos en el Campeonato Mundial de Atletismo en Hungría, Budapest, imponiéndose a las grandes atletas jamaiquinas Shericka Jackson y Shelly-Ann Fraser-Pryce con un tiempo récord de 10.65 segundos.

Tras concluir su preparatoria en el área de Dallas, fue admitida en la prestigiosa Louisiana State University, cuna de grandes talentos deportivos colegiales, como Shaquille O'Neal, entre otros. En su primer año en LSU, Richardson saltó a la fama al superar la marca colegial en el campeonato de I División de la NCAA, cronometrando 10.75 segundo en su especialidad de 100 metros planos. Tenía 19 años cuando logró esa hazaña, convirtiéndose en una de las diez mujeres más rápidas en la historia de la disciplina. No tardó mucho en dar por concluida su carrera colegial para declararse profesional, elegir a un agente y aceptar el patrocinio de la marca Nike.

En la preparatoria Carter, una de sus maestras la recordó con cariño y admiración poco después de su triunfo en Hungría, resaltando no sólo su capacidad atlética, sino también su inteligencia.

De'Anna Watson le dijo a WFAA-TV que era "brillante", como estudiante en el aula. "Se hizo conocida ella misma. Hablaba en las clases. Tenía altos puntajes, y simplemente estaba enfocada", recordó la profesora de Inglés, que además fue entrenadora de Richardson en la pista de atletismo.

RELEVOS. Además del oro en los 100 metros, en el penúltimo día de los campeonatos, se coronó con el equipo de Estados Unidos en la competencia de relevos de 4x100 con una marca récord de 41.03 segundos.

SUSPENSIÓN. Richardson se clasificó para los Juegos Olímpicos de Verano de 2020 con un tiempo de 10,86 segundos en los 100 metros. No obstante, una muestra de orina que presentó dio positivo en metabolitos de THC, lo que indicó un consumo reciente de marihuana y puso en duda su participación en los Juegos Olímpicos. Después de completar con éxito un programa de asesoramiento, aceptó una suspensión de un mes por parte de la Agencia Antidopaje de los Estados Unidos (USADA) que comenzó el 28 de junio de 2021. Si bien Richardson no era elegible para los 100 metros olímpicos debido a que la suspensión finalizó el 27 de julio de 2021, podría haber sido seleccionada para el relevo femenino 4 × 100 programado para el 5 de agosto de 2021. Sin embargo, no fue llamada, por lo que se perdió los Juegos Olímpicos por completo.

Richardson declaró que tomó el medicamento para enfrentar la presión de clasificarse para los Olímpicos mientras lidiaba con la reciente muerte de su madre biológica.

De acuerdo a Wikipedia, su suspensión fue criticada por muchas personas y organizaciones a favor de la liberalización de las políticas de cannabis, incluidos NORML, miembros del Congressional Cannabis Caucus y otros miembros del Congreso. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también sugirió que se podrían cambiar las normas sobre pruebas antidopaje que rigen a los atletas. USADA respondió a las críticas señalando que, como signatario del Código Mundial Antidopaje, tiene la obligación de hacerlo cumplir en Estados Unidos. Además, afirmaron que cambiar esas reglas podría ser problemático, ya que la gran mayoría de los estados nacionales del mundo consideran el consumo de marihuana como un delito penal. En respuesta a la controversia, en septiembre de 2021, la Agencia Mundial Antidopaje anunció que llevaría a cabo una revisión sobre el estatus de prohibición del cannabis. El cannabis sigue siendo una droga prohibida para los atletas olímpicos desde 1999, aunque en 2013 la Agencia Mundial Antidopaje aumentó el nivel permitido del metabolito THC de 15 ng/ml a 150 ng/ml.