Viajes: Alma Turística de México | Tres “Pueblos Mágicos” de Oaxaca

Viajes: Alma Turística de México | Tres “Pueblos Mágicos” de Oaxaca

Una postal de Mitla, Oaxaca. Crédito: Ulises López

Ya les he hablé un poco de la gran riqueza cultural y gastronómica de la capital de Oaxaca de Juárez, pero Oaxaca como estado obviamente tiene mucho más que ofrecer...

Actualmente se ubica en el sexto lugar en México con más Pueblos Mágicos al tener seis localidades en la creciente lista nacional: Capulálpam de Méndez, Huautla de Jiménez, Mazunte, Mitla, Santa Catarina Juquila y San Pedro y San Pablo Teposcolula. Todos ellos tienen montañas, selvas, valles hasta playas, en los cuales a tu modo podrás descubrir magia y misticismo. He visitado Oaxaca en varias ocasiones y aún no termino de conocerla en su totalidad. Es tan diversa y extensa que requiere varias visitas para apreciarla completamente. de los seis pueblos mágicos, he visitado tres, y les compartiré la magia que vi en cada uno de ellos.

Relacionada: La belleza infinita de Oaxaca

Los Pueblos Mágicos surgieron en 2001 como una propuesta turística, avalada por sus atributos históricos y culturales, así como por considerarse lugares únicos y diversos. Son sitios que a través del tiempo han conservado su valor y herencia histórica cultural "y la expresan a través de su patrimonio tangible e intangible irremplazable", dicen los expertos. Los primeros Pueblos Mágicos declarados como tal fueron Huasca de Ocampo en el estado de Hidalgo y Real de Catorce en San Luis Potosí. 

Mitla: Su nombre proviene del náhuatl "Mictlán", que significa "Valle de Muertos". Este lugar, que cuenta con una de las zonas arqueológicas más importantes, me asombró profundamente. Han encontrado a importantes personajes sacerdotales enterrados bajo sus principales palacios. Habitado por zapotecos y mixtecos, estas ruinas son impresionantemente hermosas y fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2010. Además, el centro de este bello pueblo es pintoresco, con su clásico kiosco en medio de la plaza principal, rodeado de árboles y donde se pueden disfrutar de unas deliciosas nieves. También encontrarás acogedores restaurantes donde degustar un delicioso mole amarillo, negro, rojo o verde y, si es tiempo de calor, una refrescante agua de chilacayote.

Capulálpam de Méndez: Enclavado en la Sierra Norte de Oaxaca, este pueblo mágico me dejó sin aliento. Su ubicación en la sierra es ya de por sí mágica. Su templo dedicado a San Mateo Apóstol, quien es el patrón del pueblo, fue construido con cantera amarilla y en su interior cuenta con unos retablos de madera de los siglos XVI y XVII. Contemplar estas maravillas de arquitectura colonial simplemente me cautivó. El templo cuenta con una enorme puerta y, por su ubicación en altura, da una espléndida vista del pueblo que simplemente es maravillosa. Este pueblo mágico es muy conocido por su medicina tradicional; en él podrás tomar relajantes masajes, hacerte una limpia, ajustar el cuerpo con su famoso ajuste del rebozo, en el cual te acuestan en el suelo, te envuelven en un rebozo con el cual recorren todo tu cuerpo y te levantan en vilo, ajustando cada parte del cuerpo. También podrás disfrutar de un temazcal, que en náhuatl significa "casa de sudor". Se dice que nuestros antepasados lo usaban con fines higiénicos, rituales, terapéuticos y espirituales. 

Caminar por sus calles empedradas, visitar su pintoresca plaza principal y deleitarte con su deliciosa comida, hacer "rappel", lanzarte en tirolesa sobre el río o solo sentarte entre sus pinos y encinos es otra de las muchas cosas que puedes hacer en este encantador pueblo mágico, el cual ofrece turismo rural de calidad internacional. Uno de mis favoritos por su belleza natural.

Mazunte: Fue declarado Pueblo Mágico en 2015 y es un atractivo mundial además, porque ofrece condiciones óptimas para practicar el surf. Me encantó la playa, la cual está escondida entre la selva. Mazunte tiene varios centros ecológicos y se dedican al cuidado y conservación de la tortuga marina. Aquí profundicé un poco para conocer la labor que se hace para conservar a estas fabulosas criaturas, y tuve la inesperada oportunidad de liberar a una pequeña tortuguita en el mar. Me conmovió muchísimo verla adentrarse al mar sin importarle las olas, las cuales enfrentó hasta lograr  internarse en las grandes aguas y perderse en su inmensidad. Me emocionó mucho esta experiencia.

En Mazunte también presencié uno de los más hermosos atardeceres que he visto. De hecho, este es uno de sus más conocidos atractivos, y muchos se dan cita en Punta Cometa para disfrutar del atardecer y de una magnífica vista al mar. Visité varios restaurantes a la orilla de la playa donde disfruté de deliciosos platillos. Y si visitas Mazunte entre diciembre y marzo, podrás ver las ballenas jorobadas, ya que Mazunte forma parte de su camino migratorio. Pero si buscas vida de noche, Mazunte no te decepcionará, ya que cuenta con varios festivales anuales, entre ellos, y uno de los que atrae más visitantes: el festival internacional de jazz y del circo.

Estos son los tres pueblos que he recorrido, todos sorprendentes y diversos. En todos podrás encontrar muchas alternativas de hospedaje, hostales y posadas con un ambiente bohemio y acogedor.

Estoy ansiosa por conocer los otros tres pueblos mágicos de Oaxaca: San Pedro y San Pablo Teposcolula, Santa Catarina Juquila y Huautla de Jiménez y narrarles pronto las maravillas que espero encontrar.

Los espero en la próxima entrega, donde les escribiré sobre una de las fiestas más famosas de este estado, La Guelaguetza, una celebración de origen prehispánico que destaca la diversidad cultural y étnica de Oaxaca y que ha conquistado al mundo. 

"Porque cada rincón de México tiene una historia, y cada historia es parte de nuestra alma".

 Hasta la próxima en Alma Turística de México.

Actualmente se ubica en el sexto lugar en México con más Pueblos Mágicos al tener seis localidades en la creciente lista nacional: Capulálpam de Méndez, Huautla de Jiménez, Mazunte, Mitla, Santa Catarina Juquila y San Pedro y San Pablo Teposcolula. Todos ellos tienen montañas, selvas, valles hasta playas, en los cuales a tu modo podrás descubrir magia y misticismo. He visitado Oaxaca en varias ocasiones y aún no termino de conocerla en su totalidad. Es tan diversa y extensa que requiere varias visitas para apreciarla completamente. de los seis pueblos mágicos, he visitado tres, y les compartiré la magia que vi en cada uno de ellos.

Relacionada: La belleza infinita de Oaxaca

Los Pueblos Mágicos surgieron en 2001 como una propuesta turística, avalada por sus atributos históricos y culturales, así como por considerarse lugares únicos y diversos. Son sitios que a través del tiempo han conservado su valor y herencia histórica cultural "y la expresan a través de su patrimonio tangible e intangible irremplazable", dicen los expertos. Los primeros Pueblos Mágicos declarados como tal fueron Huasca de Ocampo en el estado de Hidalgo y Real de Catorce en San Luis Potosí. 

Mitla: Su nombre proviene del náhuatl "Mictlán", que significa "Valle de Muertos". Este lugar, que cuenta con una de las zonas arqueológicas más importantes, me asombró profundamente. Han encontrado a importantes personajes sacerdotales enterrados bajo sus principales palacios. Habitado por zapotecos y mixtecos, estas ruinas son impresionantemente hermosas y fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2010. Además, el centro de este bello pueblo es pintoresco, con su clásico kiosco en medio de la plaza principal, rodeado de árboles y donde se pueden disfrutar de unas deliciosas nieves. También encontrarás acogedores restaurantes donde degustar un delicioso mole amarillo, negro, rojo o verde y, si es tiempo de calor, una refrescante agua de chilacayote.

Capulálpam de Méndez: Enclavado en la Sierra Norte de Oaxaca, este pueblo mágico me dejó sin aliento. Su ubicación en la sierra es ya de por sí mágica. Su templo dedicado a San Mateo Apóstol, quien es el patrón del pueblo, fue construido con cantera amarilla y en su interior cuenta con unos retablos de madera de los siglos XVI y XVII. Contemplar estas maravillas de arquitectura colonial simplemente me cautivó. El templo cuenta con una enorme puerta y, por su ubicación en altura, da una espléndida vista del pueblo que simplemente es maravillosa. Este pueblo mágico es muy conocido por su medicina tradicional; en él podrás tomar relajantes masajes, hacerte una limpia, ajustar el cuerpo con su famoso ajuste del rebozo, en el cual te acuestan en el suelo, te envuelven en un rebozo con el cual recorren todo tu cuerpo y te levantan en vilo, ajustando cada parte del cuerpo. También podrás disfrutar de un temazcal, que en náhuatl significa "casa de sudor". Se dice que nuestros antepasados lo usaban con fines higiénicos, rituales, terapéuticos y espirituales. 

Caminar por sus calles empedradas, visitar su pintoresca plaza principal y deleitarte con su deliciosa comida, hacer "rappel", lanzarte en tirolesa sobre el río o solo sentarte entre sus pinos y encinos es otra de las muchas cosas que puedes hacer en este encantador pueblo mágico, el cual ofrece turismo rural de calidad internacional. Uno de mis favoritos por su belleza natural.

Mazunte: Fue declarado Pueblo Mágico en 2015 y es un atractivo mundial además, porque ofrece condiciones óptimas para practicar el surf. Me encantó la playa, la cual está escondida entre la selva. Mazunte tiene varios centros ecológicos y se dedican al cuidado y conservación de la tortuga marina. Aquí profundicé un poco para conocer la labor que se hace para conservar a estas fabulosas criaturas, y tuve la inesperada oportunidad de liberar a una pequeña tortuguita en el mar. Me conmovió muchísimo verla adentrarse al mar sin importarle las olas, las cuales enfrentó hasta lograr  internarse en las grandes aguas y perderse en su inmensidad. Me emocionó mucho esta experiencia.

En Mazunte también presencié uno de los más hermosos atardeceres que he visto. De hecho, este es uno de sus más conocidos atractivos, y muchos se dan cita en Punta Cometa para disfrutar del atardecer y de una magnífica vista al mar. Visité varios restaurantes a la orilla de la playa donde disfruté de deliciosos platillos. Y si visitas Mazunte entre diciembre y marzo, podrás ver las ballenas jorobadas, ya que Mazunte forma parte de su camino migratorio. Pero si buscas vida de noche, Mazunte no te decepcionará, ya que cuenta con varios festivales anuales, entre ellos, y uno de los que atrae más visitantes: el festival internacional de jazz y del circo.

Estos son los tres pueblos que he recorrido, todos sorprendentes y diversos. En todos podrás encontrar muchas alternativas de hospedaje, hostales y posadas con un ambiente bohemio y acogedor.

Estoy ansiosa por conocer los otros tres pueblos mágicos de Oaxaca: San Pedro y San Pablo Teposcolula, Santa Catarina Juquila y Huautla de Jiménez y narrarles pronto las maravillas que espero encontrar.

Los espero en la próxima entrega, donde les escribiré sobre una de las fiestas más famosas de este estado, La Guelaguetza, una celebración de origen prehispánico que destaca la diversidad cultural y étnica de Oaxaca y que ha conquistado al mundo. 

"Porque cada rincón de México tiene una historia, y cada historia es parte de nuestra alma".

 Hasta la próxima en Alma Turística de México.