En memoria de Trinidad "Trini" Garza, pionero y mentor de los hispanos en Dallas (1931-2023)

Trinidad Trini Garza, el primer hispano en integrar la Mesa Directiva del Dallas ISD, murió el pasado 30 de noviembre, por causas naturales, a los 92 años de edad.

La historia de Trini Garza es extensa, pero su principal preocupación siempre fue el tema de la educación. En el 2015, durante una larga entrevista con HOY Dallas, Garza subrayaba que hasta esa fecha, ninguna mujer hispana había integrado la Junta Escolar de las escuelas públicas de Dallas (Karla García lo lograría en el 2019). 

"En cada ramo de la política necesitamos representantes hispanos", dijo en esa ocasión Garza, quien nació Stockdale, cerca de San Antonio, el 22 de septiembre de 1931 y creció en Floresville. Se hizo cargo de sus dos hermanas y un hermano, menores que él, tras la temprana muerte de su madre, ocurrida cuando él tenía apenas 12 años. Su padre, con quien solía viajar a Montana a la cosecha del betabel durante el verano, murio cinco años después.

"Mi verdadera pasión es levantar nuestro nivel de vida, y mucho tiene que ver con la pobreza en la cual yo me crié. Mi mamá nunca fue a la escuela y mi papá fue como a tercer grado. Cuando mi mamá tuvo la última niña, contrajo una infección que se volvió cancerígena y murió a los 29 años", recordó Garza en la conversación de 2015 con este medio.

Domingo García, el presidente nacional de LULAC, dijo en una declaración tras la noticia de la muerte de Garza: "nunca se dio por vencido al superar barreras, sin miedo, y abrir nuevas puertas durante toda su vida para los latinos".

En 1969, cuando se convirtió en miembro de la Junta Escolar del Dallas ISD, uno de cada 10 estudiantes de ese sistema era hispano. En la actualidad, 7 de cada 10 son hispanos, reportó KERA Radio.

Garza después integró el Comité Triétnico, supervisando la eliminación de la segregación racial del Dallas ISD y también fue funcionario en la administración del Presidente Bill Clinton al fungir como Director Regional Adjunto del Departamento de Educación.

"Trini era la encarnación de una vida bien vivida: un gran esposo y hombre de familia, un hombre de negocios astuto y un hombre dedicado al mejoramiento de la comunidad, que dejó su lugar en la tierra mejor de como lo encontró. Dio desinteresadamente e incansablemente en todos los frentes. Lo recordaré sobre todo como un líder comunitario dedicado que buscaba tender puentes donde había divisiones", reflexionó (en un tributo digital) Diana Flores, miembro de la Mesa Directiva de Dallas College (colegios comunitarios de Dallas).

Extractos de la entrevista de 2015: TRINI GARZA sigue abriendo puertas en Dallas

En 1973 se crearon los distritos uninominales (Single Member Districts). "Y ahí fue donde pudo entrar Roberto Medrano como el segundo miembro hispano de la Mesa Directiva [del DISD]”. Estuvo ahí hasta las ochentas cuando fue electo René Castilla.

'DESEGREGACIÓN' LENTA. La desegregación de las escuelas se promulgó en 1954, "pero el DISD se movió muy despacio. Comenzaron con un grado a la vez, pero era más con los afroamericanos que con los hispanos. A nosotros siempre nos ignoraban y en muchos casos para cumplir con las leyes federales a los hispanos nos consideraban blancos, eso fue algo sobre lo que yo opiné en contra", recuerda Garza.

"En los setentas las leyes federales implementaron la integración, y muchos de los alumnos afroamericanos del Sur de Dallas los llevaban en autobuses a North Dallas, a escuelas de blancos, y trataban de cumplir con las reglas y contaban a los alumnos blancos y a los hispanos como un grupo. Y cuando yo me opuse a eso fue algo controversial. –Pero tenía que hacerse".

Fue con ese esfuerzo que los hispanos fueron reconocidos más y más. Entonces se establecieron tres categorías: blancos, hispanos y afroamericanos.

OCHENTAS. Los sucesores de la época de la Dirty Dozen fue la generación que encabezaron Domingo García y Roberto Alonzo, que tenían preparación legal y entablaron una demandas importantes, estima Garza. "Yo quisiera que hubiera manera de que se reconciliaran otra vez", reflexiona también acerca del conocido distanciamiento entre los dos abogados.

En 1981, Garza fue electo como presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Dallas. "La Cámara estaba débil, no tenía dinero para ocupar a alguien que pudiera levantarla. No fue hasta los últimos de los ochentas que se comenzó a levantar".

NOVENTAS. Garza regresó a la Mesa Directiva del DISD, en donde estuvo entre 1991 y 1994, para después trabajar durante la administración Clinton en el Departamento de Educación (como Deputy Regional Director) en un distrito en Dallas que cubría Nuevo México, Arkansas, Oklahoma, Luisiana y Texas.

"Él es una persona ejemplar. Un modelo ejemplar, que ha estado haciendo muchas obras a favor de la comunidad en muchos niveles. Tiene 83 años y no ha parado. A veces le falta energía, pero nunca el ánimo", opinó Héctor Flores, antiguo presidente de LULAC Nacional. "Es una persona muy pacífica, muy bien pensada, bien orientado, bien educado en los temas de importancia de nuestra comunidad. Ha estado abriendo puertas para todos por muchos años. Un pionero, sin duda".

La historia de Trini Garza es extensa, pero su principal preocupación siempre fue el tema de la educación. En el 2015, durante una larga entrevista con HOY Dallas, Garza subrayaba que hasta esa fecha, ninguna mujer hispana había integrado la Junta Escolar de las escuelas públicas de Dallas (Karla García lo lograría en el 2019). 

"En cada ramo de la política necesitamos representantes hispanos", dijo en esa ocasión Garza, quien nació Stockdale, cerca de San Antonio, el 22 de septiembre de 1931 y creció en Floresville. Se hizo cargo de sus dos hermanas y un hermano, menores que él, tras la temprana muerte de su madre, ocurrida cuando él tenía apenas 12 años. Su padre, con quien solía viajar a Montana a la cosecha del betabel durante el verano, murio cinco años después.

"Mi verdadera pasión es levantar nuestro nivel de vida, y mucho tiene que ver con la pobreza en la cual yo me crié. Mi mamá nunca fue a la escuela y mi papá fue como a tercer grado. Cuando mi mamá tuvo la última niña, contrajo una infección que se volvió cancerígena y murió a los 29 años", recordó Garza en la conversación de 2015 con este medio.

Domingo García, el presidente nacional de LULAC, dijo en una declaración tras la noticia de la muerte de Garza: "nunca se dio por vencido al superar barreras, sin miedo, y abrir nuevas puertas durante toda su vida para los latinos".

En 1969, cuando se convirtió en miembro de la Junta Escolar del Dallas ISD, uno de cada 10 estudiantes de ese sistema era hispano. En la actualidad, 7 de cada 10 son hispanos, reportó KERA Radio.

Garza después integró el Comité Triétnico, supervisando la eliminación de la segregación racial del Dallas ISD y también fue funcionario en la administración del Presidente Bill Clinton al fungir como Director Regional Adjunto del Departamento de Educación.

"Trini era la encarnación de una vida bien vivida: un gran esposo y hombre de familia, un hombre de negocios astuto y un hombre dedicado al mejoramiento de la comunidad, que dejó su lugar en la tierra mejor de como lo encontró. Dio desinteresadamente e incansablemente en todos los frentes. Lo recordaré sobre todo como un líder comunitario dedicado que buscaba tender puentes donde había divisiones", reflexionó (en un tributo digital) Diana Flores, miembro de la Mesa Directiva de Dallas College (colegios comunitarios de Dallas).

Extractos de la entrevista de 2015: TRINI GARZA sigue abriendo puertas en Dallas

En 1973 se crearon los distritos uninominales (Single Member Districts). "Y ahí fue donde pudo entrar Roberto Medrano como el segundo miembro hispano de la Mesa Directiva [del DISD]”. Estuvo ahí hasta las ochentas cuando fue electo René Castilla.

'DESEGREGACIÓN' LENTA. La desegregación de las escuelas se promulgó en 1954, "pero el DISD se movió muy despacio. Comenzaron con un grado a la vez, pero era más con los afroamericanos que con los hispanos. A nosotros siempre nos ignoraban y en muchos casos para cumplir con las leyes federales a los hispanos nos consideraban blancos, eso fue algo sobre lo que yo opiné en contra", recuerda Garza.

"En los setentas las leyes federales implementaron la integración, y muchos de los alumnos afroamericanos del Sur de Dallas los llevaban en autobuses a North Dallas, a escuelas de blancos, y trataban de cumplir con las reglas y contaban a los alumnos blancos y a los hispanos como un grupo. Y cuando yo me opuse a eso fue algo controversial. –Pero tenía que hacerse".

Fue con ese esfuerzo que los hispanos fueron reconocidos más y más. Entonces se establecieron tres categorías: blancos, hispanos y afroamericanos.

OCHENTAS. Los sucesores de la época de la Dirty Dozen fue la generación que encabezaron Domingo García y Roberto Alonzo, que tenían preparación legal y entablaron una demandas importantes, estima Garza. "Yo quisiera que hubiera manera de que se reconciliaran otra vez", reflexiona también acerca del conocido distanciamiento entre los dos abogados.

En 1981, Garza fue electo como presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Dallas. "La Cámara estaba débil, no tenía dinero para ocupar a alguien que pudiera levantarla. No fue hasta los últimos de los ochentas que se comenzó a levantar".

NOVENTAS. Garza regresó a la Mesa Directiva del DISD, en donde estuvo entre 1991 y 1994, para después trabajar durante la administración Clinton en el Departamento de Educación (como Deputy Regional Director) en un distrito en Dallas que cubría Nuevo México, Arkansas, Oklahoma, Luisiana y Texas.

"Él es una persona ejemplar. Un modelo ejemplar, que ha estado haciendo muchas obras a favor de la comunidad en muchos niveles. Tiene 83 años y no ha parado. A veces le falta energía, pero nunca el ánimo", opinó Héctor Flores, antiguo presidente de LULAC Nacional. "Es una persona muy pacífica, muy bien pensada, bien orientado, bien educado en los temas de importancia de nuestra comunidad. Ha estado abriendo puertas para todos por muchos años. Un pionero, sin duda".